Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TALENTOS QUE ARRIESGAN | Carreras & Capital humano

Un emprendedor cultural en la 'web'

En poco más de seis meses, Bubok lanza 4.000 libros por Internet

Ángel María Herrera se tiene a sí mismo como un chico de barrio educado para ser funcionario o estar en nómina de una gran empresa. "Nací en Carabanchel Alto (barrio obrero del suroeste de Madrid) y eso casi te marca un destino: tienes que prepararte para trabajar para otros", dice. Pero él logró romper su destino y, si antes su sueño era el que otros le habían transmitido, "desde hace unos años mi anhelo gira en torno a crear una compañía en la que otros se sientan a gusto trabajando".

Lecturas sobre emprendedores; charlas con creadores de ciberempresas, como Emilio Márquez; asistencia a eventos de networking, encuentros sobre la creación de redes sociales... poco a poco, Herrera llegó a la conclusión de que en su mano estaba dedicar su vida profesional a algo en lo que pudiera unificar afición, preparación y rentabilidad. "Además de haber escrito desde niño, los ordenadores y yo llevamos 25 años de relación. Seguramente por esto, la idea de unir una cosa y la otra en un proyecto de empresa surgió, casi, de un modo natural".

Así, primero fue Evoluziona, una firma especializada en ofrecer servicios y contenidos ocioculturales a través de la Red. Posteriormente fueron apareciendo Animatium, el primer grupo de empresas de animación y servicios integrales para eventos creado en España; Medios y Redes, una ventana de promoción al servicio de blogs comerciales; y por último, Bubok, una web dedicada a la publicación electrónica de libros bajo demanda que en sólo unos meses de vida -"salimos al mercado en abril de 2008"- ha alcanzado un crecimiento medio mensual del 15%. Con un ritmo de 500 títulos publicados cada mes, Bubok ha reunido un catálogo de casi 4.000. "En su mayoría es obra firmada por autores noveles, pero hay un poco de todo, desde estudiantes que ofrecen sus apuntes a personas que quieren publicar las recetas de cocina de la abuela", señala. Y también autores consagrados, como Alberto Vázquez-Figueroa, que ha publicado su última novela, Saud, el Leonardo, a través de este sistema.

Para Herrera, "la velocidad y seguridad que proporciona la extensión del ADSL está variando los hábitos de consumo, y el uso de la tarjeta de crédito para comprar en Internet está cada día más extendido". Si bien, recordando el escaso éxito que las empresas de venta por catálogo tuvieron en España, mantiene: "Tenemos una cultura de compra basada en el ver y tocar", que hay que modificar con la labor de todos para aumentar la confianza y seguridad de las compras en la web. "El usuario debe convencerse de que la venta por Internet le da las suficientes garantías", añade.

Sentado en su despacho, a pocos metros de la madrileña Puerta del Sol, este empresario que ganó su primer dinero con publicidad de Google cree que el uso de un tipo de soporte sobre el que escribir cambia la mentalidad del escritor: "El contacto físico que proporciona el papel retroalimenta los sentidos". Por eso, quien ha creado Bubok a partir de lo que fue la página web de una comunidad de cuentacuentos disfruta entrando en librerías de viejo y acariciando los libros, y piensa que papel y plasma seguirán siendo compatibles por mucho tiempo. "Cada uno tiene su público y así seguirá ocurriendo". Palabra de Bubok.

Objetivos

- Bubok pretende expandirse en Latinoamérica y crear un certamen literario de autores noveles. Después se ofrecerá a las editoriales como medio de publicar su catálogo menos rentable.

Perfil

- Ángel María Herrera es licenciado en Informática y como tal se inició en Powerdata. El empresario ve la crisis como una oportunidad de nuevos negocios y ha notado que hay escritores que se animan a publicar su libro "como una suerte de lotería".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de diciembre de 2008

Más información