Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toxo desplaza a Fidalgo del liderazgo de CC OO por tan sólo 28 votos

El nuevo secretario general tendrá que gestionar un sindicato partido en dos

La ecuación que planeaba sobre el futuro de Comisiones Obreras se despejó ayer. El nuevo secretario general del sindicato es Ignacio Fernández Toxo que derrotó a José María Fidalgo por 28 votos (512 frente a 484) evitando así lo que hubiera sido el tercer mandato consecutivo de este último. Así que ocho años después del primer intento de Toxo por llegar al liderazgo de Comisiones ha logrado su objetivo. Éste confirma lo que se barruntaba durante las últimas semanas, un resultado muy ajustado, que va a exigir un gran esfuerzo al vencedor para gobernar a la primera organización de trabajadores española, pues también en la ejecutiva se dio un resultado muy apretado.

La mayoría de Toxo, que durante todo el día de ayer se mostró tranquilo y confiado, se ha sustentado en un heterogéneo conjunto de apoyos que se ha ido labrando sobre las diferentes divisiones que han cuajado en CC OO en los últimos 13 años. Además de sus propios partidarios, el hasta ahora secretario de Acción Sindical ha contado con los votos del sector crítico clásico de Agustín Moreno y con los seguidores de Rodolfo Benito, quien en 2004 ya intentó sin éxito optar al liderazgo del sindicato.

Esto obligará a Toxo a dirigir la organización con un complejo juego de equilibrios. Consciente de ello y de que por ahí le han llegado muchas críticas de los partidarios de Fidalgo, ayer en su discurso como candidato hizo un encendido elogio de la pluralidad en el seno del sindicato como reflejo de la sociedad. Estas palabras del que ya es cuarto secretario general en la historia de CC OO encerraban una crítica explícita a su rival y a su forma de dirigir el sindicato: "Hay que acabar con las zonas de exclusión, y los corralitos".

Precisamente su condición de secretario de Acción Sindical en los últimos cuatro años le granjeado críticas de los seguidores del perdedor durante todo el proceso congresual, ya que se preguntaban qué tipo de alternativa suponía quien hasta ahora había compartido todas las iniciativas de Fidalgo como su mano derecha.

La victoria de Toxo se ha cimentado sobre el cambio de la federación catalana, que en 2004 apoyó a Fidalgo, y también sobre la madrileña. Al mismo tiempo, fuentes de la candidatura de Toxo apuntaban los días previos importantes apoyos en la federación del metal, de la que fue máximo dirigente hasta 2004,

Por lo que respecta a los miembros de la ejecutiva, el órgano que se encargará de la gestión cotidiana del sindicado, también la igualdad reinó en su elección. Compuesta por 43 miembros, la lista presentada por Toxo logró 22 miembros, al obtener 509 votos, y la de Fidalgo 21 (488). Entre los partidarios del primero estarán Fernando Lezcano, que repite, Paloma López, a quien algunas especulaciones situaban al frente de empleo, Antonio del Campo, Salce Elvira, integrante de la minoría crítica clásica, y Rodolfo Benito. Entre los del segundo, varios miembros de la ejecutiva saliente (José Luis Sánchez, Laura Pinyol, Salvador Bangueses o Fernando Puig).

Una vez lograda la victoria en el Congreso, tal vez su última oportunidad una vez cumplidos los 56 años, la dificultad para Toxo se plantea a partir de ahora por lo enconado de la disputa en el día siguiente. De hecho, su candidatura ha sido criticada porque abocaba al sindicato al riesgo de "cuarteamiento".

Consciente de ello ayer afirmó: "El lunes presentaré una propuesta de integración en tareas de dirección entre las dos candidaturas". Así que ésta será un primer termómetro para ver si el vencedor logra la integración de la que ha hecho bandera.

Todavía no hay áreas repartidas, pero el mismo Toxo reconocía que ya tenía algunos nombres pensados para algunas áreas. Otro indicador será conocer la evolución de los congresos de las federaciones que conforman CC OO a partir de la primavera.

Recambio sindical

- Ignacio Fernández Toxo, de 56 años, elegido nuevo secretario general de Comisiones Obreras con 512 votos.

- José María Fidalgo, tras ocho años al frente del sindicato, sale derrotado por un estrecho margen, al obtener 484 votos.

Urnas a pie de escenario

Los 1.001 delegados del congreso de CC OO aguardaban pacientemente la elección del secretario general y la ejecutiva. Las urnas esperaban al pie del escenario del salón de actos del Palacio Municipal de Congresos de Madrid. Amenizaba la espera la voz del presidente de la mesa, Francisco Carbonero: "Os voy a dar una alegría. Mañana empezamos a las diez".

Sentado a mitad del patio de butacas estaban Sebas González, de 34 años, y Genaro Jiménez, de 58, que forman parte de la delegación catalana. Uno acude por primera vez a un congreso confederal, el otro ha ido a todos, "menos a uno". Ambos apoyan a Toxo. No creen que el debate nominalista Toxo o Fidalgo haya marcado el evento, pero saben que ha estado muy presente.

Justo en el centro de la sala estaban Ángel Hernández, secretario general de Castilla y León y miembro de la candidatura de Fidalgo. Es su segundo congreso y lo ha visto más "tranquilo" que el anterior al que acudió. En la delegación que lidera está José Fernando Luengo, trabajador de un matadero salmantino. Apoyará a Fidalgo, pero tiene claro que pase lo que pase, "el lunes hay que trabajar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 2008

Más información