Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La caída del jefe militar de ETA

Los principales responsables de romper la tregua, fuera de combate

ETA fracasa en su meta de aumentar la tensión para forzar otra negociación

-¿Quién es Txeroki? ¿Cuál es su poder?

-Yo ni le conozco.

Ésta fue la versión que el portavoz de ETA en las conversaciones para el final dialogado del terrorismo, José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, dio a la delegación gubernamental en el verano de 2005 sobre Garikoitz Aspiazu, Txeroki, pocos meses antes de la tregua. No cabe duda de que Ternera lo dijo para fortalecer su posición como interlocutor ante la delegación gubernamental, que hacía tiempo que consideraba a Txeroki una pieza clave del aparato militar de la banda, mitificado entre sus bases por su habilidad para huir de los cercos policiales.

Txeroki, jefe del aparato militar desde finales de 2003, no creyó en el proceso de final dialogado del terrorismo y durante esa etapa se dedicó a prepararse ante su eventual ruptura. Pero no fue el único responsable. Su destino hay que vincularlo al de Javier López Peña, Thierry, jefe del aparato político de ETA, que sustituyó a Ternera en la reunión de diciembre de 2006, la última que el Gobierno mantuvo con la banda, pocos días antes del atentado de la T-4 en Barajas (Madrid), que suspendió el proceso.

La trayectoria de Txeroki está vinculada a Thierry, también detenido

Desde la ruptura de la tregua, se han perpetrado siete asesinatos

Thierry y Txeroki se habían hecho con el control de ETA y desplazaron a Ternera en el verano de 2006. Desde ese momento, ambos, desde la dirección de la banda terrorista, apostaron por regresar al terrorismo y crear una tensión social lo más parecida posible a la que se produjo tras la ruptura de la tregua anterior, la de 1999, con el objetivo de "hacer sentar al Gobierno" en condiciones más favorables para la banda. En el último comunicado, hace quince días, la dirección etarra ratificó esta posición.

Pero su reto al Estado les ha salido mal. Los planes de la banda han sido desbaratados por la lucha antiterrorista. Es lo que ayer quiso decir el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando anunció que esta detención ha sido "determinante", y añadió que "ETA es más débil y la democracia española más fuerte". Lo vaticinó, delante del presidente Zapatero, uno de los mandos más significativos de la lucha antiterrorista el día que ETA anunció la ruptura de la tregua, en junio de 2007:

-No se preocupe, presidente. No sabe cuánto se ha equivocado ETA.

A día de hoy, ETA ha fracasado en su objetivo de crear una tensión similar a la de la ruptura de la anterior tregua. En aquella campaña, ETA disponía de comandos en Andalucía, Madrid, País Vasco y Cataluña. La banda asesinó en un solo año, de enero a diciembre de 2000, a 33 personas y cometió 63 atentados.

La campaña, que prolongó hasta mayo de 2003, costó la vida a un total de 47 personas.

Sin embargo, en el año y medio que transcurre desde la ruptura de la tregua, en junio de 2007, hasta ahora, ETA ha asesinado a siete personas. Pero, sobre todo, en ese año y medio han caído todos los comandos que la banda ha puesto en marcha para seguir con su campaña de terror. Y sobre todo, han sido detenidas las dos cabezas de la organización terrorista, el jefe político y el jefe militar de la banda.

Está claro que la banda terrorista ETA está más débil que antes de la tregua y que esa debilidad tiene un efecto directo en su entorno político, descabezado en octubre del año pasado y cuyos suplentes están en la clandestinidad.

Esa debilidad se expresa en las disensiones en las cárceles, donde la dirección de ETA lucha por mantener su autoridad; por la aparición de disensiones públicas en el exilio etarra, como en México, y por la pérdida del respaldo internacional con que contaba, el del IRA y el del Congreso Nacional Africano. Todo ello por su responsabilidad en la ruptura de la última tregua.

Para muestra del creciente malestar del entorno de la banda terrorista ETA hacia la banda, una reciente encuesta del Euskobarómetro: sólo un 2% de los votantes de la izquierda abertzale apoyan incondicionalmente a ETA. Hace 12 años era el 20%.

"Golpe determinante"

"Es una operación determinante que la banda va a sufrir de manera muy contundente". Así calificó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la detención de Txeroki. Y para remachar su importancia, leyó una declaración institucional en el escenario de los grandes acontecimientos, las escalinatas del edificio del Consejo de Ministros en La Moncloa, acompañado del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El presidente precisó su satisfacción porque la detención de Txeroki, con su historial de jefe militar de ETA, "supone salvar vidas" y por tratarse de los autores de una de las acciones "más sanguinarias y despreciables" cometidas por la banda, el asesinato de dos jóvenes guardias civiles en Capbreton (Francia), en diciembre de 2007.

Pese a todo, el presidente quiso cubrirse, al decir que "la banda terrorista no ha perdido su capacidad para atentar y causar dolor", también aclaró que "hoy la banda es más débil y la democracia española, más fuerte". Y dejó claro: "El único camino adecuado para acabar con los terroristas es detenerlos, aplicarles la ley y meterles en la cárcel".

El jefe del Ejecutivo, que ha felicitado a la Guardia Civil y agradeció la colaboración de las autoridades francesas, de las que dijo que han demosrado, una vez más, ser "amigas de España y de los españoles".

También los partidos políticos, el Gobierno vasco y las asociacones de víctimas del terrorismo han expresado su satisfacción por el arresto de Txeroki, de quien Rubalcaba ha dicho que era el responsable de todos los comandos de ETA durante los últimos dos años y quien "ordenaba todos y cada uno de los atentados".

El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, subrayó: " hay dos caminos, el del respeto a la libertad y al sistema democrático y el de la cárcel, y 'Txeroki ha optado por este último".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de noviembre de 2008

Más información