Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | La respuesta europea

La zona euro acuerda un plan de rescate para desbloquear el sistema financiero

Sarkozy asegura que las medidas serán efectivas antes del próximo fin de semana

Bajo la batuta del primer ministro británico Gordon Brown, Europa dio ayer un paso decisivo para establecer una estrategia común para salvar su sistema financiero. Los primeros ministros y presidentes del Eurogrupo, los 15 países que integran la zona euro, acordaron tomar las medidas comunes necesarias para "asegurar la liquidez de las instituciones financieras" y "proporcionarles recursos adicionales de capital para asegurar un adecuado funcionamiento de la economía".

Los acuerdos serán aprobados por el resto de países de la UE en el consejo del Ecofin, que de manera excepcional permanece abierto desde el pasado martes. Las medidas serán desarrolladas de manera concreta por cada Gobierno con los criterios comunes adoptados por el Eurogrupo.

Los Estados aportarán liquidez y recapitalizarán algunas entidades

La estrategia acordada ayer se inspira sustancialmente en el plan de rescate británico. Brown -a pesar de gobernar un país al margen del euro- explicó los detalles de su estrategia a los líderes del Eurogrupo, tras haber mantenido una reunión previa con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, y el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet. Brown se mostró convencido de que "en los próximos días esta acción global hará que la gente vea que la confianza en el sistema bancario puede ser restablecida".

El plan europeo aumentará considerablemente el papel del Estado en el sistema financiero a través de varios tipos de intervenciones. Se trata de aportar liquidez al sistema, asegurando el funcionamiento del mercado interbancario, paralizado por a falta de confianza entre las instituciones; aumentar los recursos propios de los bancos mediante la participación directa del Estado, y la recapitalización de los bancos en dificultades.

- Liquidez. Para normalizar el funcionamiento del mercado interbancario y asegurar la liquidez, complementando la acción del BCE, los Estados garantizarán, asegurarán o suscribirán ellos mismos los préstamos de este mercado hasta un plazo de cinco años. Estas operaciones podrán efectuarse hasta el 31 de diciembre de 2009.

En estas intervenciones los Estados deberán tener en cuenta el valor de los activos para no crear distorsiones a la competencia. Sarkozy precisó que "el Estado va a hacer pagar su intervención pero a un precio justo".

- Recursos propios. Para que los bancos puedan desempeñar el papel que les corresponde en la actividad económica, los Estados podrán reforzar sus recursos propios entrando en su capital, según los precios de mercado. El consejo señala que los Gobiernos "permanecerá vigilantes teniendo en cuenta el interés de los contribuyentes y asegurarán que los actuales accionistas y gestores, soportaran las debidas consecuencias de la intervención".

- Recapitalización de bancos en dificultades. Los Gobiernos se comprometen a impedir cualquier quiebra de instituciones financieras que puedan suponer un riesgo para todo el sistema.

Sarkozy anunció que todas las decisiones serán anunciadas hoy por los distintos Gobiernos y que serán efectivas antes del próximo fin de semana incluyendo su aprobación legislativa.

En sus conclusiones, los líderes saludan las iniciativas puestas en práctica para "facilitar la financiación a medio plazo, especialmente a través de la compra de activos sanos", como ha sido el caso de España, o el intercambio de activos por títulos del Estado, como ha hecho el Reino Unido.

La canciller alemana, Angela Merkel, que hasta ahora se había opuesto radicalmente a este tipo de actuaciones conjuntas ha tenido que aceptar finalmente la realidad tras descubrir la fragilidad de sus propias instituciones financieras. Merkel habló ayer por primera vez de "una acción coordinada común para la zona euro, para que después cada país pueda poner en marcha medidas que estabilicen los mercados financieros y que no sean discriminatorias".

Durão Barroso manifestó: "Debemos mostrar a los ciudadanos europeos y a los mercados la capacidad y la determinación de actuar de manera concertada". El jefe del Ejecutivo comunitario añadió que "la Comisión lleva pidiendo desde hace mucho tiempo una coordinación más profunda de la política económica dentro de la zona euro". "Ahora", añadió, "precisamos un nivel de coordinación sin precedentes para una crisis sin precedentes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de octubre de 2008