Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanía se evaluará en inglés, pero sin opción objetora

La Generalitat está dispuesta a seguir adelante con los cambios introducidos al decreto estatal que regula la nueva y polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, pese al fallo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ) que ordenó en julio la suspensión cautelar de la norma autonómica que obligaba a impartir la materia en inglés y ofrecía una opción B para objetores evaluable con un simple examen. Las instrucciones remitidas por Educación a todos los institutos mantienen su idea original de que la asignatura se "verbalice en inglés", pero la "organice" el profesor de Filosofía o Ciencias Sociales, que será el responsable de firmar la cualificación. Asimismo, la consejería ha hecho encaje de bolillos y sostiene en la circular que "no cabe la objeción como organización pedagógica [ha desparecido la opción B], pero sí cabe como expresión de la voluntad del padre", que este caso tendrá que "argumentar su oposición por escrito".

De acuerdo con esta nueva organización, "no será nombrado ningún profesor externo al centro". Luis García Trapiello, de CC OO -que pidió la suspensión cautelar de la orden valenciana- denunció ayer que "las horas correspondientes a esta materia fueron excluidas de los grupos y horarios confeccionados en julio con otros criterios". Y criticó que "los equipos directivos están siendo sometidos a una tensión inaceptable y recibiendo órdenes contradictorias". El STEPV, que también recurrió la orden, consideró "ridículo y un insulto que el profesorado de inglés ha la traducción simultánea de la asignatura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de septiembre de 2008