Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Reportaje:LA MIRADA DE QUIQUE DACOSTA | Agenda

La suculencia de la caza

Querría tener un restaurante aquí. Porque en sí mismo es una despensa mágica. Tiene tantos productos que la carta se llenaría de ellos. El melocotonero, como árbol frutal diferencial. Olivos, viñedos, cereales. En fauna, liebre, jabalí, perdiz roja; y en sus ríos, carpas barbos, truchas, lucios o cangrejos. Además, con una cierta cercanía al mar. Me inclino por la unión de las cazas cocinadas a modo de gazpacho, con unos gajos de melocotón, asado al horno con diferentes hierbas autóctonas, para darle fresco y contrapunto a la suculencia de la caza.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de agosto de 2008