Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una investigación académica revela el sesgo informativo de Canal 9 hacia el PP

Todas las noticias se orientan a favor de las posiciones del Consell

"Una prueba de cargo sobre el uso partidista de Canal 9, que demuestra que la manipulación es demostrable". Así definió un miembro del tribunal la tesis doctoral de Yolanda Verdú, que acabaría obteniendo ayer un sobresaliente cum laude por la Universitat de València. La investigación, que ha sido dirigida por el catedrático de Periodismo Josep Lluís Gómez Mompart, se ha basado en 140 noticias relativas a la escasez de agua y a la política urbanística seleccionadas de 360 informativos de la televisión autonómica durante los seis meses anteriores a las elecciones de 2007, y lleva por título Sesgo y encuadre en las noticias de televisión. Mecanismos de manipulación partidista a propósito del urbanismo y del agua en los informativos de Canal 9.

Aunque no es objeto de su estudio analizar hasta qué punto pudieron influir en el voto, Verdú concluye que, por lo dicho y lo mostrado, la totalidad de las noticias emitidas sobre estos temas respaldan las posiciones defendidas por el PP y por las instituciones valencianas que domina, confundiéndose constantemente ambos planos. Este partido es protagonista absoluto, nadie contrasta o contradice sus posiciones y los informativos se focalizan sobre los temas que son de su interés, dando un sesgo claramente maniqueo a las polémicas.

La estudiosa descubre los mecanismos, estrategias y tácticas más o menos hábiles, para manipular de forma servil noticias políticamente sensibles: generalizaciones, transmisión de presuposiciones falaces, estereotipos y distorsionadores vienen acompañados por lo que Yolanda Verdú califica de censura palpable y omisiones, clamorosas ausencias de asuntos, ocultación de los casos de corrupción y de las críticas al urbanismo depredador... Por ejemplo, se minimizó al máximo el informe crítico de los eurodiputados sobre el urbanismo valenciano, no se dieron datos sobre la inversión del Estado en infraestructuras hídricas y en cambio sí fueron presentadas con grandilocuencia iniciativas del Consell a las que se calificaba de innovadoras, pioneras, líderes...

El Ebro se desborda y la entonces ministra Narbona (demonizada, igual que la Confederación Hidrográfica del Júcar) sólo hablaba sobre un fondo de tierras sedientas, mientras se propagaba el alarmismo sobre unas supuestas futuras prospecciones petrolíferas.

Destacar presuntos casos de corrupción urbanística en municipios gobernados por socialistas, olvidar las críticas del parlamento europeo a las políticas autonómicas en este ámbito, presentar a la oposición reducida, contestada, "emparedada", convertir en titulares y rótulos eslóganes propagandistas en plena campaña electoral...

Desde el tribunal se felicitó a Yolanda Verdú por haber demostrado de forma rigurosa "lo que se percibe" y también por haber sobrevivido al visionado y disección de "material tan tóxico". Y se afirmó que la suya es una importante aportación a la causa de la democratización de los medios de comunicación. Por su parte, la nueva doctora concluye en su tesis: "Los planteamientos informativos de la cadena resultan coincidentes con los intereses de un partido político", lo que no puede ser casual y sugiere de modo inevitable una dependencia partidista del medio público, materializada en injerencias profesionales a través de nombramientos de directivos y, en definitiva, en el control de las redacciones.

En resumen, los resultados obtenidos desvelan que "se utilizan para fines partidistas servicios públicos esenciales, con vulneración de las normas legales, en una intolerable manipulación de un medio de comunicación público que debería proporcionar a la ciudadanía información libre e imparcial, por respeto a la pluralidad política y social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de julio de 2008