Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:WIMBLEDON 2008 | Un pulso de leyenda

"El mejor partido de la historia"

McEnroe, emocionado por el espectáculo, enaltece la final - Los príncipes de Asturias bajaron al vestuario para agradecer a Nadal el gesto de acercarse al anfiteatro a saludarlos

La sentencia no la proclama precisamente un cualquiera. "Es el mejor partido de la historia", comentó John McEnroe, tricampeón en Londres en la década de los 80, en la retransmisión de la cadena NBC minutos después de que finalizara el partido. Su asombro ante lo acontecido fue la tónica general entre los que presenciaron boquiabiertos el histórico espectáculo ofrecido por Rafa Nadal y Roger Federer en la pista central del All England Club.

Los príncipes de Asturias bajaron al vestuario para agradecer a Nadal el gesto que tuvo de acudir a sus localidades a saludarlos saltando por el tejadillo al terminar el partido. Primero acudió a abrazarse a su familia y luego se acercó al primer anfiteatro para dar la mano a Don Felipe y Doña Letizia. Los príncipes desvelaron que le habían comentado al mallorquín que les había gustado mucho que se acordara de ellos en un momento de tanta emoción. Acerca del partido declararon que les había parecido "memorable, en un ambiente inenarrable".

"Ha sido un partido memorable, con un ambiente increíble", dicen los Príncipes

Lissavetzky calificó al mallorquín como "un deportista que no se puede definir"

Sánchez Vicario destacó que es un "superdotado que siempre tiene armas"

Jaime Lissavetzky, que también viajó a Londres para presenciar la final, reconoció que se había emocionado. Dejando a un lado cualquier protocolo, el secretario de Estado para el Deporte no dudó en exteriorizar la satisfacción que le había provocado la espectacular victoria. "Increíble el partido, increíble Nadal, es un deportista para el que no existen palabras que lo definan", comentó Lissavetzky, embargado todavía por la grandeza del momento, minutos después de que Nadal recogiera su trofeo. Sobre la victoria declaró que tiene "un valor mayor" por la manera en la que se produjo y destacó el maratón que los dos jugadores habían protagonizado. "El partido ha tenido un dramatismo enorme, con lo que la alegría es aún mayor", explicó Lissavetzky, quien vio la final sentado en el palco junto a Manolo Santana.

El capitán del equipo español de Copa Davis, Emilio Sánchez Vicario, destacó la superioridad psicológica de Nadal sobre sus rivales. "Es un superdotado que en los momentos difíciles siempre tiene un arma más y saca los golpes que nadie se espera", comentó. El ex tenista también alabó al mallorquín por "los valores y la forma de afrontar los partidos". Destacó de su predisposición "la confianza, la ilusión y la credibilidad que transmite". Sánchez Vicario, que hizo una descripción detallada de las cualidades del líder del equipo español de Copa Davis, destacó "la capacidad que ha tenido para adaptar su juego, más propenso a la pista de tierra, a cualquier tipo de superficie". Finalmente, señaló que Nadal cuenta "con una serie de cosas que sustituyen la parte técnica, que a lo mejor era lo que le costaba más hace unos años".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de julio de 2008