Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

¿Burbuja? ¿Qué burbuja?

Políticos, directivos y expertos negaron la crisis del ladrillo hasta que estalló

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha quedado casi solo negando la crisis económica. Pero no ocurrió lo mismo con la llamada burbuja inmobiliaria, unánimemente negada por casi todos. Miembros de los Gobiernos de PP y PSOE, directivos de inmobiliarias, banqueros y expertos del sector negaron tozuda (e irresponsablemente) su existencia hasta que les estalló en la cara. La consecuencia: decenas de miles de despidos, quiebra de empresas, familias hipotecadas hasta las cejas y un impacto brutal sobre la economía.

Éstos son algunos de los testimonios más relevantes de los que dijeron que la burbuja inmobiliaria no existía, recogidos por su fecha de publicación en las páginas de EL PAÍS, y los hechos que han sucedido después.

- JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ ZAPATERO (4 de octubre de 2003). Como líder de la oposición: "Ya le advertimos sobre el riesgo de que haya una burbuja, y el Gobierno [entonces del PP] está desoyendo todos los avisos".

(2 de septiembre de 2007). Como presidente del Gobierno: "No hay ninguna repercusión directa de la crisis de EE UU en el mercado inmobiliario español".

- FERNANDO MARTÍN, presidente de Martinsa (22 de marzo de 2007). "Es cierto que el precio tiende a moderarse y debería ir creciendo en torno al IPC, pero no va a bajar. Y la demanda va a mantenerse en el entorno de las 500.000 a 550.000 viviendas anuales. Tenemos salud, y salud boyante". En marzo pasado, Martinsa-Fadesa tuvo que negociar in extremis un crédito de 5.000 millones para evitar la quiebra. Y ahora acaba de iniciar un expediente de regulación de empleo.

- JUAN JOSÉ BRUGERA, consejero delegado de Inmobiliaria Colonial

(20 de septiembre de 2003). "La burbuja es un reclamo periodístico y no tiene un contenido real". Las acciones de Colonial valen 10 veces menos que hace un año.

- ALFREDO SÁENZ, vicepresidente del Banco Santander (28 de abril de 2007). "No hay síntomas de pinchazo de la burbuja porque la morosidad en España está bien. Se ha dado mucha relevancia al crecimiento de la impuntualidad en los pagos, y esto ha provocado que en el sector se genere el temor al crecimiento de la morosidad". El índice de morosidad del crédito hipotecario creció un 11% en el primer trimestre.

- CARME CHACÓN, ministra de Vivienda (24 de octubre de 2007). "Nuestro sector inmobiliario es de los mejores del mundo. Vivimos un aterrizaje o ajuste suave". España volvió a ser en el pasado mes de abril el país de la Unión Europea donde el sector de la construcción registró una caída más acusada, con un descenso del 21,8% con respecto a igual mes de 2007, según la información facilitada por Eurostat, la oficina estadística comunitaria. Chacón pasó de ser titular del Ministerio de Vivienda al de Defensa tras las elecciones generales de marzo, siendo la primera mujer que ocupaba el cargo.

- PEDRO PÉREZ, secretario general del G-14, principal 'lobby' de las inmobiliarias (30 de diciembre de 2007). "Uno de los aspectos llamativos es que no hay crisis de demanda. Las ventas han caído, pero no por los factores clásicos. En la crisis de los ochenta o de principios de los noventa se dio una combinación típica: caída del PIB, del nivel de renta, del empleo, subida importante de los tipos de interés, endurecimiento de las condiciones de financiación... La demanda entonces bajó drásticamente. Pero ahora está ahí, sólo hay algunos factores que la están remansando". Pedro Pérez se equivocó en casi todo. Como en los ochenta, menor crecimiento ( hay probabilidades de recesión), han subido los tipos (la última vez el viernes, al 4,25%), ha caído el empleo y las entidades financieras restringen el crédito. ¿En qué se diferencia esta crisis de la de los ochenta?

- LUIS DEL RIVERO, presidente de Sacyr (29 de noviembre de 2007). "Creo que la demanda lógica en España es de 450.000 viviendas al año. Eso, si no se hacen maravillosas campañas de que aquí se va a expropiar o se van a caer las casas". Pese a la inexistencia de esas campañas, los propios promotores señalaron en mayo pasado que como mucho este año se iniciarán 200.000 viviendas.

- EMILIANO BERMÚDEZ, subdirector general de Don Piso (26 de julio de 2007). "En seis meses volveremos a la normalidad". En mayo de 2008, Don Piso anunció el cierre de sus 120 oficinas y el despido de 350 trabajadores.

- ANGELO CIACCI, presidente de Tecnocasa España (10 de octubre de 2007). "Es cierto que hay una desaceleración, pero confiamos en cumplir con nuestro plan de expansión y llegar a las 2.000 franquicias". En febrero pasado, Tecnocasa presenta sus cuentas de 2007. Reconoce que ha ganado un 40% menos y que sólo cuenta con 665 de las 1.052 oficinas que tenía a principios de 2007. En cuanto a sus planes de expansión, deberán esperar entre cinco a siete años, dicen sus responsables.

- LUIS PORTILLO, presidente de Inmocaral

(29 de junio de 2006). "No va a haber una caída del negocio, sino una moderación. Nunca he sido especulativo y estoy con socios que buscan un proyecto, no sólo dinero". Portillo tomó el control de Colonial en septiembre de 2006. En diciembre de 2007 dejó la presidencia de Colonial tras su caída en Bolsa de un 42% en dos días, y más de un 90% en el año. En abril pasado entregó el 25% de su participación en Colonial a los bancos acreedores.

- ENRIQUE LACALLE, presidente del salón inmobiliario de Barcelona (21 de octubre de 2005). "No hay burbuja. Llevo años diciéndolo. Hay confianza y satisfacción generalizadas. No conozco a nadie que no esté satisfecho de haber invertido en inmobiliaria, y en cambio sé de muchos que se arrepienten de no haber adquirido un producto que ahora está mucho más caro".

- ENRIQUE BAÑUELOS, presidente de Astroc

(8 de abril de 2007). "Ha habido una expansión tremenda, pero como resultado de una petición de los mercados internacionales y los residentes europeos. Ha servido para que haya crecimientos económicos muy importantes y de generación de riqueza". En mayo de 2006, Astroc salió a cotizar a Bolsa a 6,4 euros por acción y alcanzó los 75 euros en febrero de 2007. Bañuelos fue incluido en la lista Forbes como tercer hombre con mayor fortuna de España en 2006. En julio de 2007 dejó la presidencia de Astroc (ahora Afirma). Las acciones de Afirma cotizan hoy a un euro.

- EMILIO BOTÍN, presidente de Banco Santander (20 de noviembre de 2003). "La burbuja no existe y el informe del Banco de España sobre el incremento de los precios de la vivienda se ha malinterpretado".

- RICARD FORNESA, presidente de La Caixa (14 de julio de 2003). "¿Burbuja? Los hechos demuestran lo contrario. No sólo hay demanda, sino que los precios aumentan. La demanda excede a la oferta".

- FRANCISCO ÁLVAREZ-CASCOS, ministro de Fomento (20 de noviembre de 2003). "No se puede negar que la construcción goza hoy de una salud de hierro". Las inmobiliarias que cotizan en la Bolsa han sufrido una caída media superior al 40% en este año. Cuatro de los cinco peores valores del Ibex en 2007 fueron de constructoras e inmobiliarias.

- JAIME CARUANA, gobernador del Banco de España (1 de julio de 2004). "No hay burbuja, sino una cierta sobrevaloración". Desde 2004, hasta finales de 2007, los precios de la vivienda subieron un 64%. En el primer semestre de 2008, los precios de los pisos nuevos cayeron un 1,2%, según Sociedad de Tasación.

- RODRIGO RATO, vicepresidente del Gobierno (20 de noviembre de 2003). "Los precios suben porque todos los pisos que se construyen se venden". Un tercio de las más de 1,8 millones de viviendas nuevas construidas desde 2005 siguen sin hallar comprador.

- MARÍA ANTONIA TRUJILLO, ministra de Vivienda (23 de junio de 2004). "Los que hablan de burbuja pecan de irresponsabilidad. Habrá un aterrizaje suave que no mermará el patrimonio de las familias españolas que tienen una vivienda en propiedad". En julio de 2007, Trujillo fue sustituida por Carme Chacón al frente de Vivienda.

- EDITORIAL DE EL PAÍS. "Paradojas en la vivienda" (3 de junio de 2007). "Aunque las profecías apocalípticas sobre la explosión de la burbuja inmobiliaria no se han cumplido, lo cierto es que los indicadores del mercado de la vivienda en España muestran una desaceleración evidente y, al mismo tiempo, los problemas sociales provocados por la carestía del metro cuadrado siguen sin resolverse. Los precios están aterrizando con cierta rapidez, hasta el punto de que desde algunas casas de análisis se aventura que en 2008 tan sólo aumentarán en torno al 5%; y la construcción de vivienda está perdiendo impulso, con predicciones de que en los próximos dos años se construirán entre 300.000 y 350.000 casas menos cada ejercicio". Editoriales posteriores de EL PAÍS han suscrito abiertamente la teoría de que la burbuja inmobiliaria existe y se ha pinchado. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de julio de 2008