Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ono abre la batalla comercial del Internet ultrarrápido

Telefónica se replantea el despliegue de su red de fibra

Cargar un vídeo de YouTube en menos de medio segundo. Descargarse una película completa de DVD en 1,8 minutos. O la transmisión de una videoconferencia sin que parezca que los interlocutores se mueven a cámara lenta. Para todas estas cosas es necesario disponer de una conexión a Internet a velocidades superiores de 100 megabits por segundo (Mbps)

Los operadores de Japón, Suecia, Corea, Francia y Finlandia ya ofrecen comercialmente 100 megas. En España, la primera oferta a esta velocidad llegará a los hogares a finales de este año de la mano de Ono.

La compañía de cable anunció ayer el inicio de una prueba piloto en el área metropolitana de Valladolid de la conexión a 100 Mbps gracias a la tecnología Docsis 3.0, que mejora la capacidad y el rendimiento de las redes de cable de última generación.

El objetivo es probar esta tecnología durante seis meses para poder ofrecer el servicio comercialmente en el último trimestre del año en Madrid, Valencia y Barcelona. Para ello, la operadora tiene previsto llevar a cabo un despliegue masivo de esa tecnología gracias a una inversión de 75 millones de euros que le permitirá completar la nueva red a lo largo de 2009. Ono no ha aclarado si el Internet ultrarrápido tendrá un megaprecio, porque en foros de internautas se especula con 100 euros al mes.

Ono, cuya red llega a 6,9 millones de hogares, será el primer operador en disponer de una oferta con carácter nacional de 100 megas, pero no el primero que lo ofrezca en España. La compañía Adamo, de origen sueco, ya comercializa 100 megas en algunos pueblos de Asturias. En el conjunto de España, el tramo de velocidad más habitual es entre los 2 y los 9,9 megas, que contrata el 72% de los ocho millones de abonados.

Telefónica, que controla más de la mitad del mercado de banda ancha en España, está llevando a cabo pruebas piloto en Madrid y Barcelona con velocidades de 30 Mbps, pero aún no dispone de una oferta comercial, tal y como anunció el pasado año el entonces director general de Telefónica de España, Antonio Viana Baptista.

Su sucesor en el cargo, Guillermo Ansaldo, ha reconocido la posibilidad de retrasar hasta 2009 el lanzamiento del servicio de 30 megas debido a su desacuerdo con las medidas cautelares aprobadas el pasado 8 de mayo por la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), que le obligan a ofrecer a sus rivales una oferta mayorista que incluya un canal de televisión como el de Imagenio.

Pero no sólo están en peligro los 30 megas, que pueden ofrecerse mediante tecnología VDSL2, una evolución del actual ADSL, sino de la propia red de fibra óptica hasta el hogar (FTTH o fiber to the home), la única capaz de ofrecer velocidades de 100 Mbps o superiores.

Si tras al periodo de alegaciones, la CMT sigue en sus trece, Telefónica se está planteando frenar también el actual ritmo de inversión para la nueva red, según publicaron ayer varios diarios económicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de mayo de 2008