Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis interna en el PP

Telefónica, un Inem de lujo para políticos en retirada

Cuando los políticos deciden abandonar la vida pública no van al Inem a buscar empleo. Suelen ser fichados por grandes empresas. Telefónica es una de las más activas en estas recolocaciones. Ya en 1999, el entonces presidente de la operadora, Juan Villalonga, desató el escándalo en Bruselas al fichar como asesor al comisario europeo de Telecomunicaciones, Martin Bangemann.

Los fichajes políticos de César Alierta han sido más nacionales. La operadora no ha dudado en crear nuevos cargos para dar cabida a los flamantes empleados. Es el caso de Eduardo Zaplana, que será "delegado para Europa". Este cargo, por el que percibirá un sueldo de 600.000 euros, más los dos puestos que ocupará en los consejos de las filiales Telefónica O2 Europe (la antigua O2 británica) y Telefónica O2 República Checa, le reportarán casi un millón de euros.

Telefónica también creó una delegación en EE UU, que ocupó Alfredo Timmerman, ex jefe de Gabinete del ex presidente José María Aznar y actual "coordinador del área de la secretaría general técnica". Cuando abrió la delegación en Bruselas, nombró delegado a Carlos López Blanco, secretario de Estado de Telecomunicaciones con Aznar.

Los consejos de administración de Telefónica también sirven como retiro. En su elección, Alierta ha buscado el equilibrio entre los dos principales partidos. En el del Grupo Telefónica está Javier de Paz, ex secretario de Juventudes Socialistas y director general de Comercio. Y estuvo, aunque por breve tiempo, Manuel Pizarro, ex presidente de Endesa y ahora diputado del PP. Narcís Serra, ex vicepresidente del Gobierno de Felipe González, es vocal del consejo asesor en Cataluña, y consejero de varias filiales. También han tenido un hueco en Telefónica personas vinculadas a la Casa del Rey, como el ex jefe de la misma Fernando Almansa o el Duque de Palma, Iñaki Urdangarín. En fin, un Inem de lujo al alcance de pocos.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de abril de 2008