ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 11 de marzo de 2008
Reportaje:ELECCIONES 2008 | Las consecuencias del 9-M

En las carteras no había votos

Los ministros de Zapatero empeoran los resultados del PSOE pese a enfrentarse a populares sin tirón - Sólo Chacón y Espinosa ganan escaños

Quien diseñó las listas del PSOE debía de estar convencido del tirón electoral de sus ministros y altos cargos. Aparte de Zapatero en Madrid, 11 miembros del Ejecutivo se desplegaron como cabezas de lista por toda España para arañar escaños. El resultado es decepcionante para el PSOE. Seis de los ministros (De la Vega, Soria, Bermejo, Rubalcaba, Molina y Álvarez) han perdido apoyos, sólo dos ganan escaños (Chacón y Espinosa) y tres suman más porcentaje de votos aunque no ganan diputados (Caldera, Alonso y Salgado).

Los pesos pesados fueron a plazas con escaños en juego: María Teresa Fernández de la Vega, la mejor valorada, acudió a Valencia para intentar superar los siete escaños que el PSOE logró en 2004 y alcanzar los nueve. Su objetivo era, al menos, arañar el escaño que pierde allí Izquierda Unida. La lista de De la Vega se queda con siete escaños, pero pierde 19.560 votos y baja 2,12 puntos respecto a 2004. Enfrente, la lista popular que encabeza el relativamente desconocido Esteban González Pons pasa de ocho a nueve escaños y sube 100.978 votos.

'Pinchazo' de De la Vega, Soria, Bermejo, Álvarez, Rubalcaba y Molina

No le fue mejor en Alicante al ministro de Sanidad, Bernat Soria, que aspiraba a ganar para el PSOE el nuevo escaño por población. Enfrente tenía a un ex ministro en teoría desgastado como Federico Trillo. Ganó el PP y el PSOE bajó 2,18 puntos. La situación se repite en Murcia, con el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, que en su primer mitin reconoció que apenas tenía vinculación con la región. El PSOE lo eligió porque en Ávila, su provincia, era imposible mover el resultado y Murcia ganaba un escaño por el aumento del censo. El nuevo escaño fue para el PP, de nuevo con listas de poco peso aparente: la alcaldesa de Cartagena, Pilar Barreiro, y Vicente Martínez-Pujalte. Estos consiguieron el 61,4% de los votos, casi el doble de los que obtuvo el PSOE, que bajó 2,43 puntos y perdió 4.392 votos pese a que la participación fue mayor que en 2004.

La derogación del trasvase del Ebro fue clave en estas comunidades, pero ninguno de los tres políticos de peso y con cartera resistió el envite.

En Cádiz, los dos partidos se movilizaron porque había un escaño en el aire. El PP presentó a la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, y el PSOE optó por el resolutivo y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, histórico miembro del Partido Socialista de Madrid y que en 2004 encabezó la circunscripción por Cantabria (provincia en la que nació). Rubalcaba mantuvo los votos del PSOE en 2004, e incluso subió algo, hasta alcanzar el 51,03% de las papeletas. Pero los populares subieron más, principalmente a costa de los andalucistas, y arrebataron al PSOE un escaño.

El PSOE ha imitado la estrategia del PP en 2004, que presentó a 12 ministros como cabeza de cartel. Alguno de ellos, como Pilar del Castillo en Granada, cosecharon sonoras derrotas ante candidatos locales aunque menos conocidos. Los paracaidistas a menudo fracasan.

El mayor descenso de votos entre los ministros lo cosechó Magdalena Álvarez en Málaga. Pese a haber inaugurado el AVE, el PSOE perdió un diputado a manos del PP -con la ex ministra Celia Villalobos- y bajó 3 puntos y 14.395 votos respecto a 2004, cuando también Álvarez encabezó la lista.

Cesar Antonio Molina, en A Coruña, es el último de los ministros que han pinchado en las urnas. La provincia perdía un diputado y el PSOE lo movilizó para mantenerlo. Sin éxito. El PSOE bajó en votos (perdió 12.203) y perdió también un diputado (de cuatro a tres). El PP, liderado por un desconocido fuera de Galicia, Antonio Erias, conserva los cuatro diputados. Jesús Caldera en Salamanca empeora en votos y porcentaje pero conserva los dos escaños del PSOE.

Sólo Carme Chacón y Joan Clos en Barcelona y Elena Espinosa en Ourense mejoran el resultado de 2004 en escaños. A Chacón, ministra de Vivienda y número uno por Barcelona, le podrán hacer la ola en el próximo Consejo de Ministros. Su lista subió 5,1 puntos y dos escaños en Barcelona. La ministra de Agricultura, Elena Espinosa, arrebató en Ourense un diputado al PP. El PSOE mejoró allí 6,53 puntos.

José Antonio Alonso en León mejoró en porcentaje de votos pero no en escaños. La provincia era importante para los socialistas porque el PP aspiraba a conseguir un vuelco electoral en la tierra de Zapatero. Elena Salgado, paracaidista en Cantabria, subió el porcentaje de votos pero tampoco sobrepasó al PP en escaños.

La ex ministra María Antonia Trujillo conservó el resultado en Cáceres y Carmen Calvo mejoró en Córdoba (con Miguel Ángel Moratinos como número dos), ya que el PP bajó el escaño que pierde la provincia por población. José Bono subió un escaño en Toledo pero el PP ganó un diputado en Castilla-La Mancha al dar un vuelco electoral en Ciudad Real, donde el secretario de Estado de Comunicación Fernando Moraleda, iba de número dos.

La lista de Madrid, que además del propio Rodríguez Zapatero, incluía a cuatro ministros (Pedro Solbes, Mercedes Cabrera y Cristina Narbona), también bajó y perdió un escaño.

En las carteras de los ministros hay decretos, leyes, inversiones y obra pública, pero, por lo visto el 9M, no siempre votos.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana