Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
SONDEO DE METROSCOPIA PARA EL PAÍS | La precampaña electoral

El PSOE aventaja en 3,4 puntos al PP

Zapatero obtendría mayoría relativa - El reñidero de votos está entre los centristas (42% del total) - La participación sería ahora entre 3 o 4 puntos más baja que en 2004

La ventaja del PSOE sobre el Partido Popular es de 3,4 puntos en estimación de voto a cinco semanas de las elecciones generales del 9 de marzo, según cálculos de Metroscopia a partir del sondeo que ha realizado para EL PAÍS con 2.000 entrevistados. La estimación otorga un 42% al PSOE, 38,6% al PP y 5,1% a IU.

La fotografía actual del electorado se mueve poco respecto a la reflejada por las elecciones de 2004. Con estos datos, el partido dirigido por José Luis Rodríguez Zapatero sólo estaría en condiciones de revalidar una mayoría simple, mientras el PP de Mariano Rajoy vería frustrado el objetivo de rebasar al PSOE.

El PP tiene más seguro el voto de sus simpatizantes que el PSOE el de los suyos

El 40% no votaría nunca al PP. Sólo el 14% dice eso mismo del PSOE

La tasa de participación puede jugar un papel decisivo. Los analistas de Metroscopia la sitúan ahora en el 73% o el 74% de los residentes en España, inferior entre tres y cuatro puntos a la registrada en 2004. En ese año votó el 77,2% de las personas con derecho a voto que vivían en España. (No se puede comparar con la totalidad del voto expresado entonces, incluidos residentes en el extranjero, porque el sondeo se ha hecho sólo en territorio nacional).

A mayor abstención en las urnas, más posibilidades electorales para la derecha. Una participación entusiasta beneficiaría fundamentalmente al PSOE, porque este partido tiene más inseguro el voto de sus simpatizantes que el PP el de los suyos. Frente a un 73,3% de votantes populares que se dicen dispuestos a repetir, sólo el 66,5% de los que respaldaron al PSOE están seguros de hacerlo otra vez. El electorado socialista se moviliza no tanto por fidelidad a las siglas del partido como por irritación con el PP.

Otro dato del sondeo contribuye a afianzar esas impresiones. El Partido Popular es la formación que mayor rechazo provoca en el conjunto de la sociedad española: el 40% de los encuestados indica que nunca le votaría, algo que sólo dice un 14% respecto al PSOE.

Este sondeo confirma que el reñidero de votos se encuentra en el centro. La parte más numerosa de la ciudadanía es la de quienes, en la escala izquierda/derecha, se consideran en el punto central: suponen el 42% de todos los electores. Entre esos "centristas puros", el 26,7% declaran su intención de votar al PSOE y el 23,6%, al Partido Popular. Pero en ese enorme grupo de electores potenciales también hay mayor tendencia a la duda o a la abstención. Entre ellos se da el porcentaje más elevado de personas (39%) que no contesta qué piensan hacer el 9 de marzo o bien dice que no votará. Por eso los centristas pueden ser tan determinantes para el resultado definitivo en las urnas. Enésima prueba de las paradojas en las que vive una sociedad dominada por la polarización.

En todo caso, la relevancia del grado de participación otorga un alto valor al desarrollo de la campaña electoral y a cuanto suceda de aquí a la cita con las urnas, incluidos los vaivenes respecto al proyecto de debates televisados entre los candidatos de las formaciones más numerosas.

Ahora bien: la ideología no lo es todo. El propio sondeo indica que la ciudadanía percibe al PSOE en el punto 4,3 de la escala izquierda/derecha, es decir, cinco décimas a la izquierda de donde se sitúa la media del electorado total (4,8). En cambio, el PP aparece colocado en el punto 7; por lo tanto, 2,2 puntos alejado del español medio y claramente más a la derecha que el valor central. La mayoría del electorado no tiene dudas sobre el escoramiento del Partido Popular hacia la derecha. El 58% de los españoles considera que el PSOE no ha variado ideológicamente a lo largo del último año, mientras el 49% estima que el PP se ha desplazado a la derecha. Aun así, los votantes del PP declaran una mayor fidelidad de voto a este partido que los del PSOE al suyo, como hemos visto antes. Lo cual puede interpretarse en el sentido de que las consideraciones ideológicas tienen un peso menor que otras razones para votar, dentro de este segmento electoral.

La ciudadanía da por descontada ahora mismo la victoria socialista en las elecciones del 9 de marzo: la espera el 60%, frente a un 18% que cree que el PP será el ganador. Pero entre los que pronostican una victoria del partido de Rodríguez Zapatero, el convencimiento casi unánime es que no será por mayoría absoluta. También hay más españoles que prefieren una victoria del PSOE a una del PP (54% frente a 33%).

La ventaja socialista sobre el PP sería ahora de casi 10 puntos si sólo se tuviera en cuenta la "intención de voto declarada" por los 2.000 entrevistados para el sondeo. Eso es lo que responden, espontáneamente, a la pregunta sobre su comportamiento electoral. Pero los responsables del sondeo invitan a tomar ese dato con cautela y recurren a técnicas correctoras para calcular el resultado final. "Lo más probable es que esos casi 10 puntos que separan al PSOE del PP, de celebrarse las elecciones mañana y de creer al pie de la letra a la voz de la calle, quedasen en realidad en 3,4 puntos de distancia en cuanto al voto total probable, a la luz del conjunto de datos obtenidos", precisan.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de febrero de 2008