ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 3 de febrero de 2008
La precampaña electoral

Rajoy acusa al presidente de pelearse "con unos y con otros" para no hablar de economía

"No sabe gestionar la bonanza. Es un riesgo para el bolsillo de los españoles"

La situación económica fue el pilar básico del discurso pronunciado ayer en Valladolid por el líder del PP, Mariano Rajoy, en el acto de presentación de los candidatos populares al Congreso y al Senado para las elecciones del 9-M. Entre arengas de "Vamos a ganar" y gritos de "Mariano presidente", Rajoy intentó dar la vuelta a la tortilla de la irrupción en campaña de los obispos [sin citarles] y acusó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de estar "en maniobras de distracción, peleándose con unos y con otros" para no hablar de economía. "Es el viejo truco de siempre", arremetió, "se intenta correr un velo para que no se hable de lo importante". Con la promesa de "recuperar España" y tras acusar al Gobierno de no saber gestionar la "bonanza", Rajoy se comprometió a ocuparse "de los precios, de la economía y de lo que interesa a los españoles". "España volverá a ir bien". Y aun calificó a su oponente político: "Es un serio riesgo para el bolsillo de los españoles".

Horas antes, en un canal privado de televisión autonómico, fue más explícito en referencia a la postura de la Iglesia. "No han dicho a quién no se puede votar; es más, ni siquiera han citado a un solo partido, sino a quienes defienden determinadas ideas", algo que hacen las organizaciones sindicales, empresariales, sin que sorprenda, manifestó. Y remató: "Los obispos defienden unas posiciones y tienen derecho a hablar".

Durante la presentación de sus candidatos, entre los que se encontraba el número dos por Madrid, Manuel Pizarro, que ni intervino ni quiso hacer declaraciones, Rajoy habló cual director deportivo de un equipo ciclista: "Os necesito. Ha sido difícil llegar hasta aquí, pero ahora queda el sprint final", les espetó.

El líder del PP no perdió la oportunidad de referirse a la previsible ilegalización de las formaciones abertzales ANV y PCTV, asegurando el "apoyo incondicional" de su partido a esta iniciativa, aunque el Gobierno lo haya hecho, subrayó, "tarde, mal y a rastras de sus intereses electoralistas".

Precedido por el secretario general, Ángel Acebes, que dijo que su partido llega a la cita electoral "con los deberes bien hechos", y pendiente del "examen final", Rajoy sacó pecho para asegurar que su formación no se había "hundido ante las adversidades", tal y como habían "demostrado en estos cuatro años".

Para ganar dijo necesitar el apoyo de los votantes "de derechas, de izquierdas y de todos los que creen que las cosas se hicieron bien en la Transición", y también de todos aquellos "que no quieren hurgar en las heridas felizmente cicatrizadas".

Mariano Rajoy se fotografía con un simpatizante durante el acto de presentación de candidatos, ayer en Valladolid. / MABEL GARCÍA

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana