Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El azote de los famosos

El 'blog' de Perez Hilton hace temblar a Hollywood

Si hay alguien a quien Britney Spears debe guardar al menos cierto rencor en su proceso de autodestrucción, ése es Mario Lavandeira, también conocido como Perez Hilton. Este bloguero, nacido en Miami en 1978, tiene un poder raramente alcanzado en Hollywood: ha convertido su página web perezhilton.com en una biblia de culto para todos los adictos a las noticias del corazón.

Cada locura de la cantante, cada extraño viaje a la suite de un hotel, cada estallido de histeria, ha sido contado en tiempo real y a través de fuentes solventes a través del portal de Perez. Cada vez que Spears se salta una visita al juzgado, Perez lo revela. No hay salida a medianoche para comprar revistas y bebidas que Perez no conozca. La ha bautizado como Unfitney, un apelativo que viene a significar que "no es adecuada" como madre.

Y no sólo controla la alocada vida de Spears. Perez lo ve todo, lo sabe todo, monitorea cada movimiento de unas estrellas que ya no pueden esconderse del peso de la fama. Y su mercancía vende: este pasado verano, según él mismo reveló, consiguió 8 millones de visitas únicas en 24 horas.

No es difícil ver a este infiltrado en Hollywood sentado con su ordenador en el café Coffee Bean and Tea Leaf, en la esquina de las avenidas Sunset y Fairfax. Desde allí este hijo de cubanos de ascendencia gallega no da tregua a los excesos de los famosos. Hay celebridades que le enervan, como la cantante canadiense Avril Lavigne, a la que acusa de plagiar canciones. Perez no pierde ocasión de comentar qué mal venden sus discos o qué vacíos están sus conciertos. "Hoy en día la gente es muy negativa", ha dicho la artista en la cadena de radio canadiense 95 Crave. "Internet es algo muy negativo. Hay muchas páginas web, no quiero decir nombres".

Otros, como el cantante Mika, pueden decir que le deben buena parte de su éxito a Perez. Ha calificado sus álbumes de "joyas", sus éxitos de "masivos", y su físico de "sexy". En 31 semanas, el cantante vendió 200.000 discos en EE UU, una cifra decente para alguien que hace unos meses era un desconocido.

A Madonna la adora. La llama "su majestad" y sigue sus viajes con toda atención. "No nos creemos que vaya a cumplir 50 años en agosto", decía recientemente en un post. Aun así, a veces le da consejos. No le gustaban nada las gafas claras que Madonna llevó hace unas semanas a todos los sitios. "No más gafas baratas", dijo Perez. En su viaje a la India, la cantante sólo ha lucido gafas de pasta oscura.

Defensor de la causa gay, Perez es todo un experto en sacar del armario a famosos de todas las condiciones. Entre sus "víctimas" en este campo se encuentran el ex cantante de N'Sync Lance Bass y el actor Neil Patrick Harris.

Hay ocasiones en que Perez ha querido averiguar sobre política, algo que no le ha ido excesivamente bien. En agosto anunció la muerte de Fidel Castro. "La policía de Miami lo anunciará en unas horas", dijo en un post. Al final, resultó ser un rumor desatado por la resistencia anticastrista y el dictador reapareció en televisión a finales de septiembre.

Sus enemigos, claro, han contraatacado cuando han tenido ocasión. El sello discográfico de Britney Spears, Zomba Records, presentó una denuncia en su contra en octubre del año pasado por colgar algunas de las canciones de su álbum Blackout en su blog. Ha sido denunciado también por Colin Farrell, acusado de colgar un link a su famosa cinta de contenido sexual, y por Jennifer Aniston, de la que colgó fotos en top less.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2008