Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | Cuarta jornada de Liga

Rijkaard pide una reacción a Ronaldinho

El entrenador del Barça refuerza el liderazgo del brasileño al tiempo que le da un toque de atención ante la visita del Sevilla

Experto en el control emocional, Frank Rijkaard acostumbra a medir sus declaraciones para no herir susceptibilidades. Así ha sido hasta la presente temporada, en que el entrenador del Barça ha utilizado el monólogo o la advertencia como terapia.

El pasado martes se marcó un soliloquio público de 6m 14s ininterrumpidos para remarcar la presión con la que afrontaba el partido contra el Olympique de Lyon. Una vez solventado el estreno en la Champions, el acusado es ahora Ronaldinho, sustituido tres veces en el inicio de temporada en cuatro partidos.

"Hablamos de una situación acción-reacción, y hay que sufrir. Es recuperable"

Rijkaard, como es su costumbre, salió ayer en defensa del delantero brasileño. A diferencia de ocasiones precedentes, sin embargo, alertó al jugador de su precaria situación. "No es por nada que Ronaldinho ha sido coronado más de una vez como el mejor jugador del mundo, y no podemos dudar de su calidad", argumentó. "Hay que seguir trabajando con confianza, con alegría, con compañerismo, con simpatía y, de vez en cuando, con un toque de atención, siempre con respeto". Rijkaard anunciaba de forma delicada que el jugador había sido avisado de la necesidad de que responda a la confianza que todavía se le mantiene en el equipo y en el club. "Yo creo que Ronaldinho es capaz de hacer todo lo que ha hecho en los años precedentes", insistió el técnico azulgrana. "Hablamos de una situación de acción-reacción, y a veces hay que sufrir. Ya ha demostrado que es un grande como jugador y todavía es un futbolista fenomenal, y no necesita que le aconseje".

El entrenador del Barcelona instó después a Ronaldinho a expresar su calidad, ya sea con "rabia" o "con cariño". "Entiendo que con el trabajo llegará a su mejor forma", sentenció Rijkaard. "No vamos a dudar de Ronie ni convertir su situación en un caso. Evidentemente, es recuperable y muy importante".

Reiterativo la pasada temporada en el absentismo laboral, o cuando menos habituado al gimnasio como campo de entrenamiento, Ronaldinho sólo ha faltado a una práctica en el presente ejercicio futbolístico y no hay muchos indicios de que haya vulnerado el código disciplinario interno que se anunció como medida correctora durante el pasado verano. Al menos Frank Rijkaard no los tiene. Acaso se le reprocha que tomara un taxi en lugar del autocar del equipo a su regreso de la gira asiática y hay constancia de una salida nocturna que no incumplía la normativa porque se produjo tres días antes del partido contra Osasuna y no dos. "He hablado con Ronie y me ha dicho que no es verdad que saliera 48 horas antes de un encuentro. Está prohibido", replicó Rijkaard. "Creo en la honestidad de mis jugadores".

No hay indicios de que el estatus del brasileño en el equipo cambie con vistas al partido de hoy contra el Sevilla (22.00), un rival ante el que el gaucho se exhibió precisamente hace cuatro años en el Camp Nou con un gol de bandera. Ronaldinho ha sido convocado -el único descartado es Ezquerro- y el entrenador no parece muy partidario de sentarle en el banquillo, aunque tampoco descartó tal posibilidad. El 10 del Barcelona ha sido sustituido en tres partidos, frente a Osasuna, Athletic y Lyon, y se reprochó al entrenador que no lo cambiara en Santander. Aún en situación de inferioridad física, Rijkaard quiere disponer de su arsenal ofensivo para combatir al Sevilla en un partido que ambos contendientes consideran capital. "Va a ser un encuentro especial", reiteró el técnico azulgrana. "Recuerdo algunos partidos que hemos jugado y que no hemos sabido resolver, como el del año pasado en su estadio".

"El Sevilla acostumbra a ganar todos los duelos, hasta los individuales", insistió Rijkaard; "sus jugadores trabajan muy juntos, se repliegan bien y presionan en la dirección del balón".

El Barça acude animado al partido por los tres goles que le endosó al Lyon mientras que el Sevilla recibió otros tres ante el Arsenal. "Hay un hilo muy fino entre la derrota y la victoria", se excusó Juande Ramos, entrenador del Sevilla, que anuncia un duelo agresivo futbolísticamente. Aún lesionado Javi Navarro, Juande ha prescindido de Fazio, Maresca, Capel y Hinkel. Las novedades son Adriano, Mosquera, De Mul y Koné.

¿Qué hay de la posibilidad de que entrene al Chelsea?", se le preguntó ayer a Juande. "La realidad es que el Chelsea ya ha anunciado el nuevo técnico y que nosotros jugamos contra el Barcelona".

Puestos a hacer aclaraciones, Rijkaard certificó que había accedido al deseo del seleccionador francés Raymond Doménech de que Henry, capitán del equipo francés, permaneciera la semana pasada en la concentración, pese a estar sancionado, por su condición de líder. La ausencia del delantero azulgrana en la final de la Copa Catalunya provocó el enojo del presidente Joan Laporta contra la UEFA y la FIFA por su falta de sensibilidad con los clubes en la cesión de internacionales sin obtener compensación a cambio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 2007