Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:La vuelta de Rato a España

"Soy del PP, colaboraré con el partido, pero no vuelvo a la vida pública"

"Mi decisión es estrictamente personal y familiar". Desde su despacho en Washington, al que llegó hace tres años, Rodrigo Rato, director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), dice en conversación telefónica con EL PAÍS que dejará el organismo en otoño para volver a España. La decisión la tomó hace algún tiempo, pero no la ha comunicado hasta ahora para que no coincidiera con la reciente crisis que costó la dimisión en el Banco Mundial a su anterior presidente, el norteamericano Paul Wolfowitz. Rato ríe ante el escepticismo sobre sus afirmaciones y repite una y otra vez que no tiene planes políticos.

Pregunta. Exactamente ¿por qué vuelve y a qué vuelve?

Respuesta. Vuelvo a vivir mi vida personal, particular, privada. Es una decisión personal y familiar. Me vuelvo a la vida privada. Tengo media familia aquí y media allí, en España, y mi cargo me obliga a viajar por todo el mundo con mucha frecuencia. Este ritmo es muy cansado y me crea dificultades que tienen que ver con las responsabilidades de la familia, que tienen que ver con la educación de mis hijos...

P. Pero ¿no va a regresar a la política?

R. Mi objetivo, cuando termine mi labor aquí, en el Fondo Monetario Internacional, es dedicarme a la vida privada, a la vida familiar.

P. ¿Cómo ve en estos momentos al Partido Popular?

R. Bueno, no quiero hacer comentarios sobre eso. Yo soy afiliado, soy del PP y colaboraré con el partido, pero no vuelvo a la vida pública.

P. Su vuelta a la actividad política ha sido, y ahora lo es con más razón, una de las principales especulaciones por lo que se refiere al futuro del liderazgo de su partido.

R. No vuelvo a la política. Me voy de aquí por razones personales, estrictamente personales, y no tengo ningún plan. No tengo ninguna apetencia de dedicarme a la vida pública.

P. ¿Y cómo contempla ahora mismo la situación de la vida política española?

R. No, no, no voy a responder a esa pregunta. Como diría Jordi Pujol, hoy no toca hablar de España.

P. Cuesta creer que no va a dedicarse a la política.

R. Ni a la política, ni al ballet, ni a nada. Cada cosa tiene su momento, y hay momentos que pasan. Yo vuelvo a la vida privada.

P. ¿Y eso qué significa, exactamente?

R. Volver a la vida privada significa, entre otras cosas, que no le torturen a uno con preguntas sobre su vida privada. En serio, mi intención, cuando concluya aquí mi labor, es dedicarme a actividades privadas, dedicarme a mis asuntos familiares y personales.

P. ¿Qué es lo que le han dicho en el Fondo Monetario, en donde la tradición es que el director gerente esté más tiempo del que usted va a estar?

R. La gente está siendo muy cariñosa, muy solidaria. Todo el mundo lo ha comprendido muy bien. De todas formas, estaré aquí hasta octubre, hasta después de la asamblea del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. Hay una agenda en la que yo he trabajado desde hace tres años, que ha avanzado bastante y que espero que avance aún más. Estoy encantado de haber estado aquí este tiempo, estoy realmente muy contento, y voy a echar el resto en los próximos meses para dejar todo lo más avanzado posible.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de junio de 2007