Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Debate de investidura

Pla emplaza al Consell a activar la cláusula Camps si busca más inversiones

El socialista propone al presidente un trasvase del Ebro "razonable" y distinto del derogado

Sus propuestas se estrellaron contra la mayoría absoluta del PP, pero el socialista Joan Ignasi Pla lanzó su órdago. El portavoz en las Cortes Valencianas pidió en el debate de investidura a un presidente de la Generalitat poco receptivo a las ofertas de la oposición que si de verdad quiere traer más agua y más financiación a los valencianos debería activar la cláusula Camps del nuevo Estatut -lo que reportaría, según Pla, 3.500 millones de euros adicionales del Estado- y negociar, como un recurso más, un trasvase del Ebro para esta comunidad "razonable" y distinto del derogado en el Plan Hidrológico Nacional.

Los peores pronósticos se confirmaron en la bancada socialista. El presidente Francisco Camps aprovechó los turnos de réplica a la intervención del portavoz socialista para colocarlo a los pies de los caballos. Minutos antes Pla había desplegado un discurso plagado de ofrecimientos sinceros y apoyo al Consell en asuntos concretos para borrar esa imagen del "no a todo" de la que muchos socialistas abominan tras el fracaso electoral.

Después del paréntesis electoral, en el que los socialistas han sido duros y críticos con la gestión del PP, las ofertas que ayer planteó el portavoz socialista en el debate de investidura a Camps sonaron conciliadoras pactistas y típicas de un político interino.

Pla reclamó a un Camps poco receptivo consenso en el desarrollo del Estatut y citó el agua, la financiación autonómica y las infraestructuras como tres aspectos centrales de la legislatura. En materia hídrica, el portavoz socialista pidió a Camps que se siente y negocie con las cuencas cedentes y con el Gobierno central, según se trate, sobre las políticas de desalación, los trasvases entre cuencas en vigor y "abrir un espacio franco y sincero" con el Gobierno español, Aragón y Cataluña para concretar un trasvase del Ebro "razonable y aceptable", distinto del derogado en el Plan Hidrológico Nacional (PHN).

La bancada socialista entendió que tras las palabras de Pla se sugería una solución más allá del minitrasvase Xerta-Càlig. Ya en campaña electoral, Pla habló de un trasvase hasta Sagunto.

Sobre la financiación autonómica, Pla reconoció que el sistema vigente -aprobado por el PP, precisó- "nos perjudica" y le ofreció su respaldo para negociar un nuevo sistema más favorable a partir de 2008, cuando se renegocie el modelo.

El parlamentario pidió a Camps que retire los recursos de inconstitucionalidad contra los estatutos catalán y andaluz y, si de verdad quieren conseguir financiación adicional del Estado active la cláusula Camps del Estatut -que permitiría a los valencianos reclamar al Estado los mismos compromisos de inversión que han conseguido catalanes y andaluces en sus respectivos estatutos-. Pla cifró la inyección adicional de fondos en 3.500 millones de euros. El portavoz ofreció también consenso para reformar las leyes urbanísticas.

Camps ignoró en la réplica esta última propuesta y volvió la del trasvase del Ebro contra Pla, al que acusó de practicar un discurso alambicado y confuso. "¿Sí o no? La política es así de fácil y sencilla", le espetó Camps a un Pla visiblemente molesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de junio de 2007