Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

José Cardona, líder evangelista

Fue secretario de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas

José Cardona Gregori (Dénia, 1918) fue secretario ejecutivo de la Comisión de Defensa Evangélica (CDE) y de su sucesora, la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas (Ferede), durante el periodo comprendido entre los años 1958 a 1995. Luchó por la libertad religiosa en España y por los derechos de los cristianos evangélicos, en tiempos difíciles, de discriminación e intolerancia religiosa.

Nacido en Dénia el 17 de noviembre de 1918 en una familia de tradición protestante evangélica bautista, Cardona fue educado por su madre en la idea de que debía dedicarse al ministerio pastoral. Iingresó en el Seminario Bautista de Benidorm, donde le sorprendió la Guerra Civil. Se incorporó entonces a un batallón de Infantería del Ejército Republicano como "miliciano de cultura" y fue trasladado al frente del Ebro, donde en un sangriento avance sobre Vallfogona fue dado por muerto.

Hecho prisionero por las tropas de Franco y trasladado a León, permaneció con 8.000 prisioneros más en el cuartel de San Marcos y luego fue forzado a trabajar en la reconstrución del cuartel de Simancas, de Gijón, hasta ser liberado en abril de 1940.

Curso después estudios de Derecho, que compaginó con su trabajo como músico, peluquero y predicador, y opositó a secretario de la Administración de Justicia. A partir de aquel momento, su vida discurrió entre la ley y el Evangelio, combinando la profesión de funcionario de justicia y la de pastor. Casado desde 1949 con Amparo Albiñana, su hija Elisabeth heredó su amor por el Derecho. Su posición en la justicia y su cargo como pastor presidente de la Comisión Jurídica de la Unión Bautista hicieron que muchas iglesias protestantes, acosadas por la represión del nacionalcatolicismo, acudieran a él en busca de ayuda para resolver constantes problemas de intolerancia religiosa.

En 1958, fue nombrado secretario ejecutivo de la Comisión de Defensa Evangélica Española y se trasladó a Madrid, iniciando una lucha titánica y desigual con los distintos gobiernos de Franco, utilizando para ello el recurso de enfrentamiento en el interior del país y de la presión política en el exterior, hasta conseguir que en 1963 el ministro Fernando María Castiella se comprometiera a intervenir en materia de libertad religiosa, intervención que culminó con la ley reguladora del Derecho Civil a la Libertad Religiosa de las Asociaciones Confesionales no Católicas.

Considerando que esa ley estaba lejos de lo que debía ser, continuó luchando en favor de la libertad religiosa hasta la instauración de la democracia. Lugo se dedicó a unir al protestantismo español en la Federación de Entidades Evangélicas de España y a luchar por la firma de los Acuerdos de Cooperación de las Iglesias Evangélicas con el Estado, aprobados por el Congreso el 17 de septiembre de 1992. Se jubiló en 1995.

Investido doctor honoris causa, recibió la medalla de oro por la defensa de los Derechos Humanos y posteriormente de manos del rey Juan Carlos I la medalla de honor del Club Internacional de Prensa por su labor informativa en defensa de la libertad religiosa. José Cardona ha sido una institución y un emblema en el protestantismo español.

Su tenacidad negociadora logró el milagro de que una minoría religiosa, asustada y disgregada, fuera capaz de unirse, plantar cara a la dictadura, y subsistir en medio de la represión hasta conseguir su reconocimiento y el respeto a sus derechos y libertades.

Jorge Fernández Basso es jefe de prensa de Ferede.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de febrero de 2007