ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 25 de noviembre de 2006

Manzano denuncia que el abogado de Saiz le ofreció dinero para que no le acusara

El ex ciclista del Kelme afirma que el letrado Bueren quería que desistiera de ser acusación particular en la Operación Puerto

Jesús María Manzano, ex ciclista del equipo Kelme, ha presentado una denuncia en la que indica haber recibido "presiones" para que desista de ser acusador particular en las diligencias penales de la Operación Puerto (la trama mundial del dopaje en el ciclismo destapada por la Guardia Civil en mayo pasado). Manzano afirma que el abogado y ex juez Carlos Bueren, que defiende a Manolo Saiz, ex director del equipo Liberty Seguros, le ofreció "una cantidad de entre 25 y 30 millones de las antiguas pesetas" a cambio de que se retirara del procedimiento penal y facilitara así que el asunto fuera tramitado únicamente en "la jurisdicción civil", según consta en la denuncia, a la que ha tenido acceso El PAÍS y que ya figura en poder del juez.

Jesús Manzano, pieza clave en las pesquisas de la Operación Puerto, dice que tiene grabada la conversación en la que su letrado, Santiago Lucas, le transmite el millonario ofrecimiento de Manolo Saiz. El ex ciclista, que estuvo a punto de morir debido a un error durante una transfusión sanguínea, es la única acusación particular en las diligencias por delito contra la salud pública que desarrolla el Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid (la llamada Operación Puerto). En este procedimiento se hallan imputados, además de Saiz, el médico deportivo Eufemiano Fuentes y el hematólogo José Luis Merino Batres. Los investigadores descubrieron que más de 50 ciclistas españoles y extranjeros, entre ellos algunos de la élite, como Jan Ullrich, Ivan Basso o Joseba Beloki, habían sido supuestamente tratados por Fuentes.

Manzano se presentó el pasado 14 de noviembre en la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO), la que ha investigado la trama del dopaje, y denunció "determinadas presiones" para que se retirase del procedimiento penal. Según su denuncia, a finales de septiembre, su abogado, Lucas, le pidió que "fuera a verle" a un despacho situado en la calle de "Capitán Haya, 55, 3º derecha, de Madrid". Añade que se presentó en esa dirección "acompañado" de su esposa, "Marina". "En ese despacho", señala Manzano, "estaba mi abogado, que me explicó que se había encontrado con Carlos Bueren en el juzgado". Siempre según Manzano, su letrado le comentó que Bueren, en el pasillo del juzgado, le preguntó "qué es lo que querían" y por qué "no se salían del procedimiento".

"No debes bajar"

Manzano agrega: "A continuación, mi abogado me dijo que por el tema penal no iba a sacar nada, pero sí por la rodilla, porque sería a través de la Seguridad Social". En ese momento, detalla, la esposa de su abogado interrumpió la conversación que ambos mantenían y comentó: "Tienes una llamada de Carlos, que se encuentra abajo". Manzano explica que su abogado le dijo que el tal Carlos era Carlos Bueren, pero que él no debía bajar a la calle para que no lo viese. "Bajó Santiago Lucas solo", aclara el ex corredor del Kelme. Según Manzano, su esposa sí bajó a la calle porque tenía que hacer unas compras "y observó que, nada más salir del portal número 55 de la calle de Capitán Haya, en una cafetería que se encuentra a la derecha, se encontraban Santiago [Lucas] y un individuo que reconoció como Carlos Bueren sentados en la terraza" del establecimiento.

Pasada una hora, su abogado regresó al despacho. Fue cuando le comentó, según Manzano, que Bueren "le había ofrecido entre 25 y 30 millones de las antiguas pesetas para que se saliera del procedimiento y llevarlo por la vía civil". Manzano añade en su denuncia: "Santiago Lucas me dijo que me lo pensara, ya que Bueren volvería a llamar y que esto era lo mejor porque no creía que pudieran sacar más".

Según el ex corredor del Kelme, diez días después volvió a llamarle su abogado para decirle que la cantidad final que le ofrecían por abandonar el procedimiento era "de 15 millones de pesetas". "Si quieres, lo hago ya", asegura Manzano que le comentó su letrado. La respuesta de Manzano fue negativa.

En su denuncia, Manzano explica a la Guardia Civil que está dispuesto a ir al juzgado y ratificarse en ella.

El letrado Carlos Bueren declinó ayer hacer declaraciones sobre este asunto mientras que este periódico intentó, sin éxito, recabar la versión de Santiago Lucas.

Manzano matiza en la denuncia que se ha personado en la Operación Puerto porque fue "corredor del equipo Kelme entre los años 2000 y 2003". Y que en el seno de ese equipo recibió "tratamientos médicos dopantes de Eufemiano Fuentes, Yolanda Fuentes [hermana del anterior e imputada también en la Operación Puerto] y Alfredo Córdova [también imputado], quienes le facilitaban medicamentos para incrementar su rendimiento físico en competición". Siempre según Manzano, tales tratamientos le fueron facilitados "de acuerdo con una planificación médica anual" vinculada a las competiciones en las que iba a tomar parte.

Manzano explicó que "los medicamentos se identificaban mediante el uso de una determinada simbología, de los cuales recuerda los siguientes: "*(asterisco) o GH -hormona de crecimiento; CAPS -cápsulas de oxandrolona; 10.000 -Unidades Internacionales (UI) EPO; POLVOS -polvos de color rojo para evitar el positivo en un control de orina; E, rodeada de un círculo -extracciones sanguíneas; PCH -parches de testosterona; I-3 -insulina; TGN -Trigón; OXTS -Oxitosona; AND o alubia -Andriol; COFF -Coffeium; PFC -Perfluorocarbono, y ACTV o gas bus -Actovegín".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana