Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inmigrantes aportan a la Seguridad Social una cantidad equivalente al superávit

La partida para prestaciones de maternidad y paternidad crece un 21% para 2007

La contribución de los inmigrantes es esencial para mantener la buena salud de la Seguridad Social. Este colectivo aporta unos 8.000 euros al año, cantidad prácticamente equivalente al superávit del sistema para 2007. Frente a ese voluminoso ingreso, el gasto en pensiones para inmigrantes es ínfimo: por cada uno que cobra pensión, hay 30 cotizando (entre los españoles hay tres). Entre las principales novedades de las cuentas de la Seguridad Social para 2007 figura un alza del 21% en las prestaciones por maternidad y paternidad para atender los compromisos de la Ley de Igualdad.

La Seguridad Social seguirá ingresando mucho más de lo que gasta el año próximo. La intensa creación de empleo que se ha mantenido en los últimos años y los buenos augurios para 2007 permitirán conseguir un nuevo superávit, de al menos 7.751 millones de euros, según la previsión del Ministerio de Trabajo. De lograrse, se trataría del noveno año consecutivo con las cuentas saneadas.

Los inmigrantes desempeñan un papel primordial en esas cifras y, en general, en el crecimiento económico de los últimos años. Sus cotizaciones al sistema público suman unos 8.000 millones de euros, una cantidad algo superior al excedente previsto. "La inmigración [1,8 millones de trabajadores] aporta aproximadamente todo el superávit del sistema", resumió el ministro, Jesús Caldera.

Con los datos existentes, es imposible discernir qué parte del superávit depende de la aportación extranjera y cuál de la española. Pero la relación tan favorable al sistema entre lo que este colectivo ingresa y lo que gasta permite concluir que una buena parte del superávit se debe a la mano de obra extranjera. Por cada español que cobra pensión hay casi tres (2,65) en activo. Por cada inmigrante que la percibe existen 30 cotizantes.

Esa diferencia tan abismal obedece a que el fenómeno de la inmigración es muy reciente en España y aún no ha pasado tiempo suficiente como para quienes trabajan hayan comenzado a jubilarse. De momento hay sólo unos 60.000 y la mitad vive fuera de España, según el Ministerio de Trabajo.

La diferencia entre ingresos y gastos se depositará principalmente en el Fondo de Reserva, la hucha con la que cuenta la Seguridad Social para hacer frente a un momento de crisis. La previsión es introducir 6.401 millones de euros, que proporcionarán un rendimiento 1.177 millones de euros. Con esa dotación, el fondo superará los 42.000 millones de euros, cantidad suficiente para pagar ocho meses de pensiones y equivalente casi al 4% del producto interior bruto (PIB). Como ha ocurrido en años anteriores, Trabajo confía en que finalmente las aportaciones sean mayores. "Es razonable suponer que en 2007 superaremos también el Fondo de Reserva previsto", vaticinó el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado.

Más nacimientos

Las prestaciones previstas para permisos de maternidad y paternidad tendrán en 2007 más peso en los Presupuestos. El dinero para ese capítulo crecerá un 21,1%, hasta sumar 1.738 millones. El aumento obedece a los nuevos compromisos que establece la Ley de Igualdad aprobada este año y a que se espera una subida de los nacimientos. El permiso de paternidad de 10 días (dos los paga la empresa y el resto la Seguridad Social) y la mejora al acceso del de maternidad requerirán un desembolso mayor. Caldera espera que se acojan al nuevo derecho "el mayor número de personas".

Las pensiones mínimas, que percibe 1,3 millones de personas, subirán entre un 5% y un 6,5% en 2007. A esta cantidad hay que sumar la desviación de la inflación que se produzca (el dato final se conocerá en noviembre).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de septiembre de 2006