ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 11 de septiembre de 2006
Análisis:Motociclismo | Gran Premio de Malaisia

Espadas en alto

Después de sus incontestables victorias en las clases inferiores, dos pilotos españoles parecen encaminados a culminar con éxito sendas e igualmente metéoricas carreras hacia el título, favorecidos ambos por los problemas de sus respectivos enemigos en casa, Pasini y Barberá.

Mientras que Álvaro Bautista puede adjudicarse el de 125 el domingo en Australia, en 250 Jorge Lorenzo sólo tendría que esperar quince días para hacer lo mismo en Japón, si sigue el mismo ritmo que hasta ahora.

En MotoGP hay un puñado de hombres hechos y derechos al borde de un ataque de nervios. Sólo quedan cuatro pruebas, un centenar de puntos en liza y cinco candidatos a ceñirse la corona. Las distancias se han reducido de forma clara. Nicky Hayden, que estaba cómodamente instalado en cabeza de la tabla después de imponerse en Estados Unidos, ha visto cómo sus grandes rivales le recortaban las diferencias.

La actuación de Rossi ha estado en línea de lo que se espera de un campeón del mundo como él, incluyendo la fanfarronada -expresada poco antes de tomar la salida- de declarar que iba a ganar todas y cada una de las las cinco carreras que restaban de campeonato. Pues ahí está: ahora sólo le quedan cuatro, y aunque el italiano puede parecer un poco bocazas, sabe muy bien lo que es vencer en los cuatro circuitos que quedan por visitar, salvo el japonés de Motegui, precisamente feudo de Honda, lo cual no deja de ser una motivación extra para el que fuera piloto del equipo japonés.

Por otro lado, su conciudadano Capirossi ha vuelto a dejar claro que dispone de sólidos argumentos para seguir siendo un enemigo a considerar: veteranía, experiencia, y una de las máquinas más rápidas y eficaces de la categoría, la Demosedici calzada con gomas Bridgestone. Aunque algunos le daban por jubilado y decían que el equipo Ducati era su última etapa antes del retiro definitivo, la marca italiana acaba de anunciar su renovación para la próxima temporada por el modesto salario de 3,5 millones de euros. Otro argumento de peso en el haber del viejo Capi.

Contrariamente a Rossi, Nicky Hayden desconoce a qué sabe el triunfo en las carreras que quedan por disputar, aunque sí ha subido al podio tanto en Phillip Island como en Cheste. Su liderato parece tambalearse pero no hay que olvidar que se trata de uno de los pilotos más regulares.

Finalmente, Dani Pedrosa, capaz de aguantar en Sepang el ritmo de los hombres de cabeza a pesar de su dolorosa lesión, se significa como el más brillante rookie que jamás ha visto esta especialidad, seguramente gracias a sus cualidades innatas y al sistema del Doctor Puig: trabajo, método, disciplina, sufrimiento. Su mayor hándicap sigue siendo la lluvia, elemento que podría salir a colación tanto en Australia y en Portugal.

Las espadas siguen en alto.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana