ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 10 de mayo de 2006

Las haciendas forales llevarán en septiembre la reforma del IRPF y sociedades a las Juntas

Pretenden simplificar la deducción por vivienda en el nuevo impuesto sobre la renta

Las tres haciendas forales prepararan a la carrera la reforma de los impuestos de la renta y de sociedades y quieren llevarla a las Juntas Generales de los tres territorios tras el verano, para poder tramitarla y tenerla en vigor el primer día de 2007. La reforma afectará a las declaraciones que se realizarán en ambos tributos en 2008. En el impuesto de sociedades las haciendas quieren rebajar el tipo de una sola vez y no de forma progresiva, como se ha anunciado en territorio común. En el IRPF las mayores mofificaciones se estudian en las deducciones, incluida la de la vivienda.

Los número dos de las tres haciendas vascas -Francisco J. Arrazola, director general de Hacienda de Álava, Félix Ayarza, de Vizcaya, y Olatz Imaz, directora general de Política Fiscal y Financiera de Guipúzcoa- participaron ayer en Bilbao en un coloquio sobre la reforma de los impuestos sobre la renta y de sociedades organizado por la consultora Landwell-PwC. El coloquio estuvo moderado por el socio director de la consultora para la zona norte y ex diputado de Hacienda de Vizcaya, Javier Urizarbarrena.

Los directores de las tres haciendas no concretaron mucho sus propuestas, pero sí reconocieron que están realizando un trabajo conjunto para cerrar el año con la reforma de ambos tributos concluida. El Consejo de Ministros aprobó el pasado día 10 la reforma del IRPF. Las diputaciones forales, que se sientan con el Gobierno vasco en el Órgano de Coordinación Tributaria, han comenzado a estudiar su propia reforma fiscal.

La responsable guipuzcoana fue la que detalló unas propuestas más concretas. Su idea es simplificar el IRPF, los que pasaría por una reducción de los actuales tramos impositivos y por la adaptación de la norma para que sea más sencillo realizar la preliquidaciones por parte de Hacienda. En el tema de las deducciones hubo un cierto consenso y todos apuestan por mantenerlas en el caso de la vivienda habitual y las aportaciones a fondos de pensiones (EPSV). Pero en el primer caso con una modificación sustancial.

En el proyecto de reforma aprobado por el Gobierno socialista se ha mantenido finalmente el sistema básico de deducción por vivienda, donde se establece una reducción del 15% de las cantidades destinadas a la compra de vivienda, con una aportación máxima anual de 9.015 euros. En el País Vasco se ideó en 1998 un sistema que sobre el papel es más progresivo. Se estableció un límite de deducción de por vida, con un crédito fiscal de 30 millones de pesetas (180.303 euros). Esta cantidad solamente se puede utilizar para la vivienda habitual. Si uno adquiere una más barata, puede utilizar lo que le resta de crédito para el caso de que cambie a otra de precio superior. Por otro lado, el dinero que se destine a comprar vivienda por encima del crédito fiscal no puede deducirse.

Las críticas a este sistema llegaron por la subida del precio de las viviendas, que hizo insuficientes los 30 millones del crédito que se puede ir deduciendo anualmente, y por su difícil gestión fiscal. El problema práctico que se han encontrado las haciendas en su gestión es que hay que controlar año a año y de por vida las cantidades que se gastan. Ahora parece que hay acuerdo en su reforma e ir a un sistema similar al de territorio común.

Entre las propuestas que los directores de Hacienda planeam está la de reducir los tramos del impuesto y reducir el tipo marginal superior, el que afecta a los contribuyentes con rentas más elevadas. El tipo está ahora en el 48%, frente al 43% aprobado en territorio común. Imaz aseguró que cinco puntos es una diferencia excesiva.

La Hacienda vizcaína fue la más cauta y señaló que hubiera preferido una reforma tributaria más amplia, pero que se conformaba con la que están realizando. El Impuesto de Patrimonio fue criticado por obsoleto, si bien Álava defendió su importancia como elemento censal de los grandes patrimonios.

En el impuesto de sociedades se apostó por la rebaja del tipo y por un ajuste de las deducciones, ya que la de empleo no puede ser igual ahora que cuendo el índice de paro superaba el 16% de la población activa. Los directores anunciaron que están trabajando en un estudio comparado de la normativa europea para ver el tratamiento fiscal que tiene las inversiones en I+D +i y buscar una buena fórmula para Euskadi.

Asimismo señalaron que se va a modificar a la baja el tipo del impuesto de sociedades y que intentarán hacerlo de una sola vez. El Tribunal Supremo anuló en 2005 el tipo vigente en Euskadi, el 32,5%, por ser un 2,5% inferior al de territorio común y considerarlo ayuda de Estado. Las diputaciones lo han intentado mantener dictando nuevas normas, pero ante los autos contrarios el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, en aplicación de la sentencia del Supremo, se optó por situarlo en el 32,6% una décima más, pero ha vuelto a ser recurrido por La Rioja. En territorio común se ha anunciado una rebaja del tipo hasta el 30%, pero de forma gradual al final de cinco años.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana