ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 13 de marzo de 2006
Reportaje:

Quiero conducir, quiero vivir

La madre de una joven muerta en accidente intenta concienciar a los jóvenes

"En abril del año que acaba de terminar, mi hija Helena, la única que tenía, murió por el impacto recibido en su vehículo por un coche cuyo conductor estaba bajo los efectos del alcohol. Ella tenía sólo 20 años". Así empieza la carta abierta que Flor Zapata ha dirigido a la Dirección General de Tráfico (DGT) con la intención de concienciar a los jóvenes "para que no dejen sus vidas en la carretera" y no se conviertan "en una estadística". Los accidentes son la primera causa de muerte entre los 15 y los 24 años. Suponen el 11% de todos los conductores, pero los que mueren son el 20% del total de fallecidos en carretera.

"Algunas veces del dolor surge la fuerza, por eso emprendí esta lucha". Flor no deja escapar una lágrima, pero tampoco sonríe. "Mi cara podría ser la de cualquier madre que ha perdido a un hijo. A mi hija no la voy a recuperar, pero si esto sirve para que algún joven se lo piense dos veces antes de coger el coche borracho o subirse en el vehículo de alguien que haya bebido, habrá merecido la pena", prosigue.

Aunque al principio la carta se dirigía a los amigos de su hija, la idea de que su mensaje calase en el mayor número de jóvenes la empujó a ponerse en contacto con las directoras de los periódicos de Navarra, Terrassa (Tarragona) y Murcia. Luego vinieron otros medios.

No pertenece a ninguna asociación, pero su mensaje llega. "No hay nadie a quien haya escrito que no haya contestado", recalca su esposo, José María, su apoyo en esta cruzada. La madre de Helena escribió a los medios, a la DGT, a la Reina, a varios ministerios, a los grupos de música favoritos de su hija... "La solución pasa por formar personas responsables, por aplicar leyes a los culpables con máximo rigor y por cambiar modos y costumbres, es decir, no conducir bajo los efectos del alcohol. Ni jóvenes ni adultos. No lo permitáis", propone en su carta.

Son los jóvenes de 18 a 20 años los que presentan la mayor tasa de mortalidad en accidentes: 230 muertos por millón de habitantes. El 52% de los accidentes se produce de noche. "Concienciar a esta sociedad de que los mal llamados accidentes de tráfico son evitables" es el objetivo de Flor, que en su carta invita a los padres a dar ejemplo. "Deben aprender de nosotros".

A Helena le gustaba conducir. "Volvió un fin de semana de Holanda, donde estudiaba. Venía de comer cuando el culpable de su muerte, que dio un resultado cuatro veces superior al permitido en dos controles de alcoholemia, la sacó de la carretera. Ella os habría enviado este mensaje: Quiero conducir, quiero vivir".

Flor Zapata, madre de Helena. / LUIS MAGÁN

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana