Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gobierno y Junta firman la financiación de los metros de Sevilla y Málaga

aEl Gobierno central aportará más de 393 millones de euros a la construcción de las primeras líneas de metro que se completarán en la comunidad: la línea 1 de Sevilla y las líneas 1 y 2 de Málaga. Tras meses de negociación con la Junta de Andalucía, la Administración central ha cumplido con los compromisos que adquirió con el Ejecutivo autonómico a principio de legislatura: respetar la financiación que corresponde al metro de Sevilla en virtud de una ley específica que se aprobó en 1975 y cubrir al menos el 33% del coste de la obra de infraestructura del metro de Málaga, una cantidad que supera de manera holgada.

En la mayor parte de los metros construidos en los últimos años, el Gobierno financia un tercio del coste de la infraestructura (lo que excluye el material móvil, por ejemplo). Pero la Ley del Metro de Sevilla, de 1975, establece que en las líneas de metro que se construyan el término municipal de la capital andaluza, el Gobierno debe financiar el 100% del coste de la infraestructura.

218 millones

Acogiéndose a esa ley, la Junta calculó que el Gobierno debía asumir el 100% de la infraestructura de la línea 1 para el tramo que discurre por la capital (176 millones de euros) y el 33% de los tramos que se extienden a Dos Hermanas y el Aljarafe (42 millones). Esa estimación (un total de 218 millones) fue la empleada por la Consejería de Obras Públicas al exigir en la anterior legislatura un compromiso de financiación del Gobierno central (PP). Y fue también la cifra que la Junta reclamó cuando el PSOE llegó al poder en Madrid.

Al principio de la legislatura, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, aseguró que se respetaría ese compromiso, pero en junio, el vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, puso en duda ese planteamiento.Finalmente, el protocolo suscrito ayer por el Ministerio de Economía y la Consejería de Economía, confirma la cifra de 218 millones para el metro de Sevilla. Una aportación que se hará en 30 años, el plazo de la concesión administrativa.La aportación del Estado a la financiación de las dos primeras líneas del metro de Málaga superará finalmente la tercera parte del coste total de la infraestructura, que en principio era la proporción solicitada por la Junta. Según el acuerdo suscrito ayer entre el director general de Presupuestos del Ministerio de Economía y Hacienda, Luis Espadas, y la viceconsejera de Economía, Carmen Martínez Aguayo, el Estado aportará 175.110.257 millones de euros, el 38% de los 453,7 millones de euros en los que se ha fijado el presupuesto total del metro, incluido el material móvil.

Para el cálculo de la aportación del Estado se ha tenido como base la cantidad de 362.297.077 millones de euros, que es el presupuesto en el que se fijó la infraestructura y superestructura del metro, ya que el Estado no aporta no financia el material móvil. De acuerdo a este concepto, la aportación del Estado es del 48,3% sobre la parte susceptible de subvención. En el caso del presupuesto total del metro de Málaga, hay, además del material móvil, otros conceptos no subvencionables como el soterramiento de Teatinos, unos 20 millones de euros, y las modificaciones al trazado introducidas el pasado abril.

La aportación del Estado al metro de Málaga ha sido objeto de desencuentro entre el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía. El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, consideró un agravio para la ciudad que la Junta pidiera al Estado un 33% del coste del metro de Málaga, cuando para el metro de Sevilla solicitó más del 50%, que es lo que estaba contemplado en la ley que se promulgó para el suburbano hispalense en 1975. De la Torre y la dirección regional del PP han reivindicado que la aportación de los ayuntamientos debe ser la misma en los metros de Sevilla, Málaga y Granada.

Para la Junta esa equidad está garantizada, pues cada ayuntamiento aportará el mismo porcentaje, 17%, independientemente de lo que en cada caso cueste el metro, porque la aportación autonómica sería mayor en los casos de Málaga y Granada.

Intercambiador

Pero el de la financiación es solo uno de los capítulos de discrepancia entre el Ayuntamiento de Málaga y la Junta. Hoy precisamente se reunirán en Sevilla delegaciones de ambas instituciones para abordar uno de estos asuntos espinosos, el intercambiador que el Ayuntamiento ha propuesto que se construya bajo la Plaza de la Marina, con estaciones de metro, cercanías del tren y de autobuses, que permitiría además soterrar el tráfico.

La Junta mantiene su rechazo al proyecto al intercambiador, presentado una vez aprobado el proyecto, porque entiende que se trata de una mera actuación de ordenación del tráfico que incumbe al Ayuntamiento y que escapa al carácter metropolitano, cuando además la interconexión entre metro y tren está contemplada en el proyecto junto a la estación de Renfe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de septiembre de 2005