Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:KEN LOACH | Director | ESTRENOS

"Los jóvenes paquistaníes se sienten escoceses, y en la película tenía que notarse"

El cineasta británico Ken Loach (Warwickshire, 1936) lleva camino de convertirse en el Michael Moore europeo, y la idea no parece disgustarle. Eso sí, sin organizar las performances que han hecho popular al de Michigan. Libra su propia batalla contra los "Gobiernos invasores de Bush y Blair". "Quiero felicitar a España por dos cosas", dijo en la presentación de Sólo un beso en la Semana de Cine de Valladolid: "Por haber echado al señor Áznar y por haber sacado las tropas de Irak. En Inglaterra estamos deseando hacer lo mismo". Los pataleos y los aplausos se oyeron entonces a partes iguales en el teatro. Más comedido pero con igual pasión, y en conversación telefónica desde Londres, Loach habla de su película, que se estrena hoy en España. En un tono más dulce que en las anteriores cintas, el realizador cuenta en Sólo un beso la historia de amor en Glasgow entre un joven paquistaní (Atta Yakub) y una profesora de música escocesa (Eva Birthistle) puesta en peligro por la oposición de la familia de él y del colegio católico en el que trabaja ella. Detrás de este argumento subyacen temas como el conflicto entre lo establecido y el amor, la lucha por cambiar la sociedad, la partición de India el 15 de agosto de 1947 y el atentado de las Torres Gemelas de Nueva York el 11-S.

Pregunta.¿Usted confía en que los inmigrantes jóvenes se integren?

Respuesta. Las nuevas generaciones van al colegio, a la universidad, al trabajo... Se mezclan con gente de distintas comunidades y poco a poco se van integrando. Pero hay problemas de racismo que surgen cuando falla la economía. La gente tiene que culpar a alguien y se acuerda del menos fuerte: el pobre o el inmigrante. Además, las guerras ilegales de Bush y Blair han hecho que los musulmanes se sientan mucho más vulnerables, y eso empeora las cosas.

P. Las comedias Oriente es Oriente, Quiero ser como Beckham y la suya, Sólo un beso, se centran en las relaciones entre las comunidades orientales y la británica. ¿Es una moda tratar estos temas?

]]>

"La comunidad paquistaní en Glasgow no es muy grande, 15.000 o 20.000 personas, y pensé que había que buscar a los actores dentro de ella"

"Sería bonito hacer un 'Fahrenheit 9/11' europeo pero no sé cómo. Michael Moore estaba delante de la cámara y ése no es mi estilo"

"Bush perdió las primeras elecciones. Es curioso que hablen ahora de los comicios en Ucrania cuando ellos hicieron lo mismo"

MÁS INFORMACIÓN

R.
La inmigración es un rasgo bastante marcado de nuestro paisaje cultural porque hemos tenido un imperio y hay muchos inmigrantes de todas esas zonas colonizadas: Caribe, Pakistán, India... Tienen una cultura específica y es inevitable y enriquecedor en cierta manera hablar de ellos. Hay que defender la diversidad cultural, que ahora se tiende a perder.

P.¿Investigó mucho?

R. Conocimos a muchos paquistaníes y oímos sus historias. Nos decían: "Ante esto, nosotros reaccionaríamos así". Nunca pedí a nadie que hiciera algo que no quisiera hacer, y creo que nadie se sintió incómodo.

P.¿Por qué su decisión de contar con un reparto amateur?

R. Parte de la película tiene que ver con la idea de identidad, y un joven paquistaní dice: "Soy musulmán con origen paquistaní, pero ante todo soy escocés". Cuando oyes a sus jóvenes hablar, lo hacen igual que los de Glasgow. Su comunidad no es muy grande, 15.000 o 20.000 personas, y pensé que había que buscar a los actores dentro de ella. En cuanto hablan, se reconoce su identidad, y eso es importante. Sólo hay uno o dos actores profesionales dentro de la comunidad. La hija más joven y la madre habían hecho sus pinitos en interpretación. Así que hubo que buscar gente fuera y vimos a unas 200 personas. Tuvimos mucha suerte en encontrar a Atta (Yakub), el protagonista, que estudiaba y tiene mucho talento como actor, aunque él no lo sabía.

P.¿Cómo han reaccionado la Iglesia católica y los paquistaníes ante la película?

R. En el Festival de Berlín recibimos el Premio del Jurado Ecuménico que es dado por los católicos, de modo que parte de la Iglesia nos apoya. Y a los jóvenes paquistaníes les gusta mucho, aunque a los mayores les han chocado las escenas íntimas.

P. Con Sólo un beso parece cerrarse una trilogía sobre Glasgow (Felices dieciséis y La cuadrilla), que usted niega. ¿Por qué esa fascinación de un inglés por Escocia?

R. Paul (Laverty), el guionista, es escocés y el idioma en el que escribe es el inglés de allí. Nuestra próxima película será en Irlanda.

P. Usted sostiene que Europa necesita un Fahrenheit 9/11. ¿Está dispuesto a ser su Michael Moore?

R. No tengo la misma constitución física que Moore, así que va a ser difícil. Sería bonito hacer un documental, pero no sé cómo. Él estaba delante de la cámara y ése no es mi estilo. Hay que promocionar los intereses de la gente normal y corriente, un nuevo modelo económico pensado en las necesidades, no en los beneficios. El mundo que vamos a dejar a nuestros hijos es mucho más pobre que el que está siendo violado para obtener beneficios corporativos.

P. Su lucha está ahora en la retirada militar de Irak.

R. Las tropas británicas están allí ilegalmente y, mientras estén, están cometiendo un crimen. El problema es que los remedios están en manos del Gobierno y hay mucha gente que no se siente representada.Enhorabuena a España por deshacerse de Aznar. Espero que el nuevo Gobierno sea realmente radical y de izquierdas.

P.¿Con George Bush recién reelegido, tiene fuerzas para batallar?

R. Fue un resultado malo, pero era de esperar porque Estados Unidos es un país muy manipulable y muy manipulado. Se llaman a sí mismos una democracia, pero no tienen expresión democrática. Bush perdió las primeras elecciones y es curioso que hablen ahora de los comicios en Ucrania cuando ellos hicieron lo mismo.

(Loach ha oído hablar de los trípticos sobre el referéndum europeo que se entregaron en el partido Atlético de Madrid-Real Madrid y anda atónito, así que pregunta: "¿Qué hicieron los espectadores? Tanto papel aquí hubiera terminado en el césped".)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de enero de 2005