Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA DIADA

Josep Fontana reivindica el carácter pionero de la obra de Vilar

"Hoy querría destacar la manera en que el trabajo de investigación y de interpretación de Pierre Vilar nos ha ayudado a repensar globalmente la imagen de nuestro pasado, que es tanto como decir repensarnos globalmente como pueblo", sostuvo el catedrático emérito de la Universidad Pompeu Fabra Josep Fontana durante la lectura, ayer, de la tradicional conferencia con motivo de la Diada de Cataluña en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona. El acto conmemorativo clausuraba además el homenaje que el consistorio barcelonés ha dedicado al autor de Catalunya dins l'Espanya moderna.

Fontana se refirió a Vilar como uno de los intelectuales que abrieron nuevas vías de pensamiento a los historiadores catalanes. "En mi época de estudiante, la historia de Cataluña era todavía la de los gloriosos tiempos medievales. Vicens Vives empezaba a tener consciencia de la necesidad de estudiar la era contemporánea. En la visión tradicional había un pasado esplendoroso y luego una larga decadencia".

Evolución natural

Los estudios del historiador francés avanzaron, sin embargo, una tesis diferente: "Hoy estamos construyendo una nueva visión que rehúye la idea de dos historias de Cataluña separadas por el corte de 1714, para proponer una interpretación que sostiene que entre la Cataluña de antes y la de después de 1714 no hay ruptura, sino una evolución natural", explicó el conferenciante.

Fontana defendió que la derrota de los catalanes frente a las tropas de Felipe V, aunque no impidió el crecimiento económico, hizo imposible "una España más equilibrada y solidaria".

En su argumentación, el catedrático recordó las aportaciones del desaparecido Ernest Lluch, quien reivindicaba la actualidad del proyecto político de los vencidos en la guerra de Sucesión, que oponían un modelo de signo representativo y moderno -similar al que existía en Inglaterra y Holanda-, al absolutismo triunfante. En referencia al progreso económico catalán iniciado en el siglo XVIII, añadió: "Los orígenes de nuestro crecimiento se encuentran en el trabajo de los hombres y de las mujeres de la sociedad civil y tiene unos protagonistas que no aparecen en los libros de historia: comerciantes, tenderos, fabricantes, marineros y campesinos. Fueron ellos, y no los monarcas y los ministros, los que crearon con su esfuerzo la Cataluña contemporánea".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de septiembre de 2004