Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una patera llega con 29 inmigrantes, uno de ellos muerto, a Fuerteventura

La barca burló el radar, al igual que las que dejaron 15 fallecidos hace una semana

Como las dos pateras cuyo naufragio hace hoy una semana dejó 15 muertos (entre ellos un bebé y su padre), ayer otra embarcación volvió a burlar los radares del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) instalados en algunos puntos de la costa sur de Fuerteventura, en los que se han invertido 20 millones de euros. Entre los 29 inmigrantes subsaharianos que viajaban en la barca que recaló de madrugada en Playa Esquinzo (en el municipio de Pájara) se encontraba un varón muerto que sus compañeros abandonaron en la patera antes de comenzar a caminar y ser detenidos.

También transportaba una bebé de apenas cuatro meses y tres mujeres, la madre de la criatura y otras dos embarazadas, una de ellas de 16 años. Sólo unos cuantos hombres de este grupo pudieron emprender la marcha, al llegar a la playa. El resto quedó en la orilla, sin apenas poder moverse, entumecidos por el frío, el cansancio y la deshidratación.

El cadáver que permanecía en la patera se hallaba a siete grados centígrados, mostraba "síntomas brutales" de deshidratación y los médicos determinaron que llevaba muerto "bastantes horas", en palabras del coordinador de protección civil, Francisco Torres. "Presentaba una delgadez extrema", añadió un portavoz de la Guardia Civil, que confirmó que el fallecido era de Guinea Conakry.

Una pareja de la policía local de Pájara alertó al dispositivo de Protección Civil en el sur de la isla y a Médicos Sin Fronteras (MSF), que autofinancia un equipo de respuesta inmediata en emergencias hasta que Cruz Roja pueda relevarlos en los próximos meses. Según declararon a sus asistentes, los inmigrantes llegaron a la costa a la 1.30 horas de la madrugada del viernes.

Una pareja de guardias jurados de un complejo turístico cercano aseguró haber visto correr a dos marroquíes. Según esta versión, los presuntos traficantes habrían abandonado su macabra carga en la misma orilla, sin preocuparse más de su estado. Las tres mujeres, el bebé y seis hombres fueron trasladados al centro de salud de Morro Jable en ambulancias medicalizadas y vehículos de Protección Civil. El resto del grupo fue atendido por médicos de MSF de hipotermia y deshidratación.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de abril de 2004