ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 12 de abril de 2004

Ofensiva de Telefónica para arrebatar Embratel a Carlos Slim

La operadora ofrece a WorldCom un pago mínimo garantizado

El consorcio integrado por Telefónica, Telemar y Brasil Telecom ha lanzado una ofensiva para arrebatar el control de Embratel al mexicano Carlos Slim. La oferta consiste en garantizar a WorldCom el pago mínimo de 360 millones de dólares por su 52% de Embratel, incluso si el regulador no autorizara la operación. Para ello, la multinacional estadounidense debe dar marcha atrás al acuerdo alcanzado con Slim hace un mes.

Telefónica quiere echar toda la carne en el asador en el mercado brasileño y no da por perdida la batalla por Embratel, la mayor compañía de telefonía fija de larga distancia de Brasil. Telmex, propiedad del multimillonario mexicano Carlos Slim, llegó a un acuerdo el 15 de marzo pasado con MCI (heredera de WorldCom) para la compra de su participación en Embratel (el 19,2 % del capital social y el 51,8% de las acciones con derecho a voto) que le daban el control de la operadora, por un total de 360 millones de dólares.

La multinacional estadounidense, en suspensión de pagos, prefirió a Carlos Slim, pese a que la oferta de Telefónica y sus socios era superior, ya que alcanzaba los 550 millones de dólares. WorldCom, en bancarrota desde junio de 2002, adujo que una venta a Telefónica corría el riesgo de no ser autorizada por las autoridades regulatorias, en base a las leyes antitrust, dada la fuerte presencia de la filial española y sus socios en el mercado de la telefonía fija brasileña.

Para solventar ese problema, Telefónica, Telemar y Brasil Telecom están ahora dispuestos a garantizar a WorldCom el pago de 360 millones de dólares, independientemente de si el regulador decide luego vetar la operación o someterla a restricciones. Si resulta aprobada, desembolsaría el resto del dinero en efectivo hasta los 550 millones de dólares.

No se trata de la primera medida adoptada por el consorcio encabezado por Telefónica para hacerse con Embratel. Nada más conocerse la operación, el consorcio perdedor denunció a WorldCom ante el juez que tramita la bancarrota de la operadora por entender que se estaban perjudicando los intereses de los accionistas minoritarios al aceptar una oferta económica menor.

Aplazamiento

Precisamente y en vista a esa denuncia, el juez Arthur González que tramita la bancarrota de la empresa estadounidense, ha decidido retrasar hasta el 27 de abril la audiencia para aprobar la operación, que tenía previsto llevarse a cabo mañana. La corte podría decidir anular la venta a Telmex y convocar una subasta.

También las autoridades brasileñas estudian el caso. La Procuraduría General de Justicia de Río de Janeiro está investigando la operación y ha recabado información adicional del Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade) y de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel).

La operación entre MCI y Teléfonos de México (Telmex), el gigante de las telecomunicaciones en México con 15,7 millones de clientes, es más importante desde el punto de vista estratégico que por el volumen de la compra. La intención de Carlos Slim, es reforzar su presencia en el mercado latinoamericano, donde Telefónica se abre camino a pasos de gigante tras la compra de los activos de BellSouth.

Embratel tiene unos ingresos anuales próximos a 2.400 millones de dólares e infraestructura de cable que cubre todo el país, y cuenta entre sus clientes a las principales empresas del país. Por su parte, los servicios de telefonía fija de Telmex se combinan además con la red celular de América Móvil en Brasil, también propiedad de Slim.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana