Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quince inmigrantes desaparecen en el mar durante el rescate de su patera en Fuerteventura

Los africanos cayeron al agua tras ponerse en pie al llegar la lancha de Salvamento Marítimo

Quince inmigrantes desaparecieron ayer en un mar embravecido a 20 millas (unos 37 kilómetros) al sur de la isla de Fuerteventura cuando los rescataba de madrugada una embarcación de Salvamento Marítimo. Medio centenar de agentes de la Guardia Civil, Salvamento Marítimo y Gobierno de Canarias buscaban ayer con helicópteros y patrulleras a once ciudadanos de Malí, dos gambianos, un marroquí y otro inmigrante de nacionalidad desconocida, pero se les daba por muertos. Con éstos son 36 los inmigrantes a los que se ha tragado el mar este año en Fuerteventura mientras eran rescatados. Los cadáveres de otros 101 indocumentados fueron recuperados este año en las costas españolas tras naufragar las pateras en que viajaban.

El mal estado de la mar, con olas de dos metros, y el fuerte viento abrieron un paréntesis en la llegada de pateras a las costas canarias desde el pasado jueves. Sin embargo, la madrugada del martes, entre las 12 de la noche y las 3 de la mañana, los radares que la Guardia Civil mantiene activados en el faro de la Entallada (al sur de la isla de Fuerteventura) detectaron una operación masiva de arribada, con cuatro embarcaciones pequeñas que se acercaban a la costa de forma simultánea cargadas, como se comprobó más tarde, con 107 sin papeles.

Mientras las patrulleras operativas de la Guardia Civil interceptaban dos embarcaciones y una patrulla terrestre detenía a los ocupantes de una tercera en la Playa del Roque, también en el municipio majorero de Tuineje, un pesquero alertaba de la presencia de otra patera con 31 personas a bordo, todos varones adultos, con graves problemas en el motor, a unas 20 millas de Gran Tarajal, al sur de La Entallada.

Una embarcación de Salvamento Marítimo salió a su encuentro, la localizó y comenzó la maniobra de acercamiento (abarloamiento) "siguiendo el protocolo ya establecido", según recalcaron las fuentes oficiales, que consiste en solicitar tranquilidad por megafonía en varios idiomas, alumbrar la embarcación reducir al mínimo la marcha de los motores y situarse en paralelo al casco de la patera.

Quince inmigrantes cayeron al mar en mitad de esta operación, cuando en apenas unos segundos se conjugó en su contra la fatalidad del mal estado de la mar, el fuerte viento, la fragilidad de la patera que llevaba 31 personas en apenas cuatro metros de espacio y el nerviosismo de los africanos. Éstos se pusieron de pie con los músculos entumecidos por el frío y por mantener la misma posición encogida durante más de 10 horas, variaron el punto de equilibrio de la chalupa de madera, la desestabilizaron y cayeron al mar. Ya habían sido rescatados otros 16 pasajeros, "pero no se pudo hacer nada por salvar a los restantes", según relataron dos portavoces oficiales.

Identificado el patrón

Cinco de los rescatados procedían de Gambia, otros tantos de Malí, cuatro de Mauritania y dos de Marruecos. Uno de los gambianos dijo que, entre los 15 desaparecidos, se encontraba un hermano suyo. Los supervivientes identificaron a uno de los marroquíes como el patrón de la embarcación.

La búsqueda continuó durante todo el día de ayer a 23 millas de Gran Tarajal, en un punto "bastante alejado de la costa con más de 1.400 metros de profundidad", lo que, indicó la misma fuente, complicaba la posibilidad de encontrar con vida a alguno de los desaparecidos.

La Guardia Civil pudo identificar a los tres patrones de las otras tres pateras que arribaron a Fuerteventura que, junto al de la del accidente, fueron puestos a disposición judicial por un presunto delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Los 88 inmigrantes restantes ya se encuentran en el antiguo cuartel de la legión en El Matorral.

101 muertos en 2003

El anterior delegado del Gobierno para la Inmigración, Ignacio González, informó el 20 de noviembre en el Congreso de que este año se habían recuperado los cuerpos de 101 inmigrantes muertos (no incluyó los desaparecidos) al intentar entrar en España, una cifra que incluía a los 37 que se ahogaron el 25 de octubre frente a Rota (Cádiz).

La tragedia de ayer, con 15 desaparecidos, eleva a 36 el número de personas tragadas por el mar en aguas de Fuerteventura en las mismas circunstancias durante este año. El pasado 4 de septiembre el Ministerio del Interior exoneraba a los agentes de la Guardia Civil de cualquier responsabilidad en estas muertes, al concluir que los naufragios de mayo de 2001 (15 desaparecidos) y del 2 y el 10 de junio de este año (12 y nueve, respectivamente) no se produjeron por una negligente maniobra de acercamiento a la patera, sino por el nerviosismo de los inmigrantes al ponerse de pie y querer ser rescatados.

La Cruz Roja viene solicitando desde hace años un nuevo tipo de embarcaciones más idónea para el rescate de personas en el mar, ya que las patrulleras de la Guardia Civil, pese a estar dedicadas casi en su integridad a esta labor, están diseñadas para la vigilancia costera y lucha contra el narcotráfico.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de diciembre de 2003

Más información