Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 25M | La política social del PSOE

Zapatero avisa de que si los ciudadanos votan al PP, Aznar dirá que avalan su apoyo a la guerra

José Luis Rodríguez Zapatero y los candidatos socialistas seguirán hablando de las consecuencias de la guerra contra Irak siempre que lo consideren oportuno. Así lo advirtió ayer Zapatero, que negó a Aznar la capacidad de ordenar de qué se tiene que hablar en la campaña. Pero el líder socialista quiso dar un aviso a los ciudadanos al entender que si el PP gana las elecciones "Aznar dirá que los ciudadanos avalan su apoyo a la guerra contra Irak".

En Zaragoza, el líder del PSOE se resarció de los huecos que en los dos últimos mítines, en Sevilla y en Valladolid, se habían registrado en sus actos. La plaza de toros de Zaragoza se llenó ayer para escuchar a Zapatero y el presidente de la comunidad, Marcelino Iglesias, se atrevió a calificar de "histórico" el acto de ayer en el mismo lugar en el que el día anterior estuvo el presidente del Gobierno, José María Aznar, con menos afluencia. Los medios de comunicación locales hablaban de 10.000 en el acto socialista y 7.000 en el del PP.

"Nosotros haremos un Plan Hidrológico Nacional para unir a España, no para dividirla"

"Pese a lo que diga Aznar, no me voy a callar y, además, vamos a ganar las elecciones"

"Pedí a Aznar un debate para ver cómo combatir el terrorismo y su respuesta ha sido el insulto"

Pero Zapatero, de manera colateral, volvió ayer a entrar en el atentado de Marruecos para enmarcarlo en las "aventuras peligrosas" que aguardan a los españoles si el PP gana las elecciones. Relató Zapatero, con cierto enojo, las acusaciones de Aznar y de muchos dirigentes del PP sobre las alas que podrían recibir los terroristas al escuchar a Zapatero decir que el apoyo a la guerra de Irak, lejos de combatir el terrorismo internacional, lo azuzaba y, además, coloca a España en el punto de mira de ese terrorismo. "Sólo hice una reflexión sobre los riesgos y pedí a Aznar un debate, entre todos, para ver la mejor forma de combatir ese terrorismo y su respuesta ha sido el insulto y me dice que voy a perder las elecciones". Y Zapatero le respondió: "Pues no me voy a callar y, además, vamos a ganar las elecciones".

Los miles de aragoneses que escuchaban a Zapatero no dejaron de corear cánticos muy críticos con Aznar y de jalear a Zapatero como próximo presidente del Gobierno, a Marcelino Iglesias para que continúe y a Juan Alberto Belloch como futuro alcalde de Zaragoza, siempre según los deseos de los allí reunidos. El ondear de banderas aragonesas fue constante así como el grito de "visca, visca, visca Aragón socialista" y "se va a acabar el Gobierno de Aznar". Tras algún esfuerzo por parte de Zapatero para seguir hablando en medio de este ambiente alegre y bullicioso, al final lanzó el mensaje que tenía previsto: "El 25 de mayo Aznar no puede aprobar la reválida de su política del decretazo, el Prestige, las leyes educativos y la guerra". El líder socialista lanzó en Aragón el mismo mensaje que hace una semana en Murcia sobre el Plan Hidrológico, en cuyas comunidades se vive de manera muy diferente. En Aragón, oposición al trasvase. "Haremos un Plan Hidrológico para unir a España, no para dividirla", prometió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de mayo de 2003