Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bienestar Social acumula varias adjudicaciones a empresas oscuras

Firmas dormidas o con problemas judiciales obtienen contratos

Las adjudicaciones a la empresa Bubos Seguritas, hermana de otra sobre la que recae una prohibición de contratar con el Estado, es una más de las incidencias originadas en la Consejería de Bienestar Social. Desde la llegada de Rafael Blasco a la consejería, se han realizado más de 130 tramitaciones, de las cuales una decena han recaído en empresas dormidas que al poco de ser activadas han obtenido adjudicaciones, en sociedades vinculadas directa o indirectamente a algún familiar, o en firmas que han tenido problemas con la justicia.

Madrid cerró por graves 'irregularidades' 3 centros de Diagrama, adjudicataria de Blasco

En ningún caso, sin embargo, se ha producido sentencias contrarias a las adjudicaciones ni, como defiende Blasco se han impugnado los concursos, a pesar de que sí se han planteado recursos contra algunas resoluciones.

- General de Comunicación y Servicios, SL. El gerente de esta firma es Augusto César Tauroni, quien fue socio de Bernardo Blasco, hermano del consejero de Bienestar Social. Le fue adjudicado a través de una tramitación 'urgente anticipada' el concurso de servicio de atención del programa teléfono de asistencia a los mayores por un importe de 99.716 euros el 10 de enero de 2001. Otra de las empresas que optaron al concurso, Eulen, recurrió alegando que tres de los trabajadores aportados por GCS en su oferta eran trabajadores de esta firma que desconocían que sus nombres habían sido aportados por GCS. En el recurso, Eulen calificó la propuesta de GCS como 'una ficción'. El recurso, resuelto por el secretario general de la Consejería, confirmó la adjudicación inicial.

GCS, en unión temporal de empresas con Tissat también ha sido adjudicataria del concurso 'servicio para la adaptación de los sistemas de información de la consejería a los requerimientos de los proyectos SEC y MASTIN' (dos programas informáticos) del segundo plan de modernización y racionalización de la Generalitat. La tramitación, ordinaria, se concedió por 135.303 euros en 2001.

Cuenta además con otro contrato de servicio técnico de informática para los servicios centrales de la Consejería de Sanidad por 123.207 euros adjudicado el 15 de septiembre de 2001. Esta empresa tiene contratos también con el Hospital General de Valencia, cuyo gerente es el sobrino del consejero, sergio Blasco.

- Lonerson, SL. Empresa comprada a un vivero de Barcelona dedicado a la creación de sociedades para su posterior venta a personas que necesitan ahorrarse los trámites y el tiempo que cuesta dar de alta una firma. Inicialmente su objeto social era el de la construcción, una finalidad que se modificó para sustituirla por los servicios sociales. Es adjudicataria de un concurso de teleasistencia en situaciones de riesgo en UTE junto a la empresa Asispa asignado el 26 de junio de 2001 por 85.000 euros. En un principio, la mesa de contratación rechazó esta oferta al entender que no había acreditado su experiencia. En respuesta a esta negativa, Lonerson adjuntó documentación sobre servicios prestados a Asispa y otros de teleasistencia realizados en enero de 2000 pese a que la firma se constituyó en abril de ese año (lo que la empresa atribuye a un error). Esta información añadida no la consideró suficiente la mesa. Sin embargo, presentó un recurso de reposición que fue resuelto en persona por el consejero de Bienestar Social, Rafael Blasco, ante todos los aspirantes a favor de la UTE en la que participaba Lonerson. A esta reunión, celebrada en la consejería, acudió en nombre de Lonerson Consuelo Tauroni, hermana de Augusto, responsable de GCS. Lonerson usó la sede social, el teléfono y la web GCS.

Además, en el concurso de la gestión de los centros mujer 24 horas que obtuvo en enero de 2002 junto a Tissat por 6,7 millones, Lonerson aportó directivos que cotizaban por GCS. En un documento privado Tauroni, en representación de GCS, y Javier Pons Trénor de Molina, de Lonerson, pactaron un intercambio de servicios a favor de Lonerson, que presentaron para justificarlas conexiones entre ambas.

Además, la UTE Asispa y Lonerson opta al concurso convocado en junio del servicio de teleasistencia domiciliaria para 1.300 usuarios de la tercera edad y personas en situación de riesgo en la provincia de Valencia.

- Crespinell. Esta empresa fue creada por el vivero de sociedades de Ramón Cerdá en mayo de 1998. El 20 de enero de 1999 Joan Ramón Ferrís, secretario del ayuntamiento de Carlet con antiguas vinculaciones políticas con Blasco (que ambos niegan), y un ex directivo del Sepiva, Gregorio Martínez Tolosa, la compran y le cambian el objeto social. De la actividad inmobiliaria pasa a la gestión de servicios públicos y privados. Junto a la empresa Gabinete Técnico de Trabajo Social de Zaragoza. Se presentaron al concurso para construir 9.000 nuevas plazas en residencias de la tercera edad y obtuvieron casi 500 de ellas en cuatro centros en Benidorm, Dénia, Elche y Xàtiva.

Crespinell y GTTS se hicieron posteriormente con otra empresa del vivero de Cerdá llamada Neletass y bajo esta forma fue elegida por Bienestar Social para hacerse cargo de la gestión de la residencia pública del Puerto de Sagunto, tras la quiebra de la anterior concesionaria. También como Neletass controlan la residencia de L'Alcúdia de Crespins. Más tarde las dos firmas decidieron deshacerse del contrato de los cuatro geriátricos del programa de las 9.000 plazas. Primero a través de otra firma participada por ambas (Siete Treinta, de nuevo del vivero de Cerdá) y luego vendiendo esta firma a una constructora sevillana.

- Levantina de Seguridad. Esta empresa, que ha acumulado casi 200 denuncias por agresiones en dos años, obtuvo un concurso en febrero de 2002 que le concedió el servicio de vigilancia y seguridad del edificio ocupado por las direcciones territoriales de Binestar Social, Empleo y Trabajo por 93.884 euros hasta diciembre de 2003. También ha obtenido en febrero, junto con Gebisa Seguridad, el concurso de vigilancia de la residencia infantil Les Palmeres de Alboraia y la comarcal l'Horta de Aldaia. Total: 82.450 euros.

- Diagrama. A esta fundación sin ánimo de lucro, Bienestar Social le ha concedido un convenio de intervención psicosocial para la gestión del centro de reeducación de menores Els Reiets por 609.609 euros el mes de mayo pasado. También, esta vez por tramitación de urgencia, acordó en junio concederle la gestión de tareas organizativas en el Centro de Reeducación de Menores Colonia San Vicente Ferrer de Burjassot por 638.131 euros. A esta se suma un convenio para el centro de reeducación de menores del complejo de Burjassot-Godella por 405.479 euros, otro para El Carabasí de Alicante por 303.560 euros y otro para la gestión del centro de menores Pi Gros de Castellón de 972.153 euros.

Sin embargo, la Comunidad de Madrid cerró en marzo del año pasado tres centros de menores de la fundación Diagrama por entender que los métodos educativos empleados para la corrección de la conducta de los menores no eran los adecuados. El cierre cautelar se produjo a instancias de la Fiscalía de Menores que comprobó, 'irregularidades gravísimas' en la residencia. En Granada ocurrió un hecho similar.

- Bubos Seguritas SA. El último de los contratos polémcios: la Consejería de Bienestar Social adjudicó en febrero los servicios de seguridad de la residencia de disminuidos psíquicos Peñarrubia de Villena (Alicante) y del centro de deshabituación Els Reiets de Alicante a la empresa Bubos Securitas por 80.800 euros y 94.700 respectivamente. Esta firma está vinculada a la Empresa de Seguridad Auxiliar de Vigilancia Especializada, SA (Esave), sancionada el año pasado por el Estado. Una resolución publicada en el BOE el 19 de julio de 2001 prohíbe a esta empresa contratar con las administraciones durante cinco años, debido a que falsificó la documentación relativa a la clasificación obligatoria exigida a las empresas que trabajan con la Administración.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de octubre de 2002