Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desembarco de una multinacional salva de su crisis a la clínica de la Concepción

La empresa estadounidense asume los 57 millones que la entidad debe a sus proveedores

La Fundación Jiménez Díaz, propietaria de la clínica de la Concepción, ha cedido parte de su control sobre este centro sanitario a la multinacional IDC para asegurar su supervivencia. La clínica había suspendido pagos en diciembre de 2001. El acuerdo suscrito ayer obliga a IDC a asumir los 57 millones de euros que el centro debe a sus proveedores, a hacerse cargo de cualquier futura deuda y a invertir, al menos, 36 millones en mejoras en los próximos cinco años. A cambio, IDC se queda con la mayor parte de los beneficios que obtenga la clínica en los próximos 30 años.

La Fundación Jiménez Díaz, entidad sin ánimo de lucro, e Ibérica de Diagnóstico y Cirugía (IDC), filial española de una multinacional sanitaria, crearán, según el acuerdo suscrito ayer, una unión temporal de empresas (UTE) que será durante 30 años la dueña de facto de la clínica. Esta UTE estará participada al 50% por ambas partes. La aportación de La Concepción será el propio centro sanitario, mientras que IDC asegurará el dinero necesario para garantizar la viabilidad económica de la clínica.

IDC se ha comprometido a desembolsar los 57 millones de euros que la clínica adeuda a sus proveedores. Además, asumirá cualquier deuda que se genere en el futuro e invertirá 36 millones de euros en los próximos cinco años para mejorar las instalaciones del centro, sito en la avenida de los Reyes Católicos, 2.

Sin embargo, el acuerdo no hace mención a la deuda existente con la Seguridad Social, que asciende a 42 millones. El gerente de la Concepción, Ricardo Herranz, alega que esta deuda 'está congelada' y que la Seguridad Social no tiene intención de cobrarla por el momento.

A cambio de su contribución económica, IDC se quedará con la mayor parte de los beneficios que obtenga la clínica en los próximos 30 años. Así, en el primer año que haya beneficios, el 95% de éstos serán para la multinacional y el 5% restante irá para la fundación. Este reparto se irá equilibrando progresivamente, hasta llegar en 2022 al 50%.

La clínica de la Concepción es un centro sanitario privado que destina 500 de sus 600 camas a atender pacientes de la sanidad pública a cambio de una subvención. El hospital se vio obligado a suspender pagos el pasado diciembre, incapaz de pagar los 57 millones que debe a sus proveedores. Esta suspensión de pagos está pendiente de ser resuelta en los tribunales. El juez también deberá resolver la demanda interpuesta por la clínica contra el Insalud, al que acusa de no haberle pagado 50 millones que el centro se ha gastado en atender pacientes de la sanidad pública.

Filial española

IDC es la filial española de una multinacional estadounidense que gestiona una decena de clínicas privadas en España. En la región madrileña, IDC es propietaria de la clínica Recoletas, sita en Alcalá de Henares. La empresa tiene previsto abrir en noviembre otra clínica para enfermos de cáncer en Alcorcón: tendrá 90 camas y ha supuesto una inversión de unos 15 millones de euros.

La entrada de IDC en la Concepción permitirá reanudar las obras de reforma y mejora de la clínica previstas en el plan director y paralizadas desde diciembre. Estas obras prevén la construcción de 15 quirófanos que sustituirán a los 12 existentes, la reforma de las consultas médicas, una nueva UVI y un área de rayos X. Igualmente, la mayor parte de las habitaciones serán reformadas.

El portavoz del Grupo Socialista en la Asamblea, Pedro Sabando, criticó ayer con dureza este acuerdo: 'Me parece una broma gestionar mediante una UTE [unión temporal de empre-sas] el que en su momento fuera el primer hospital de España', declaró Sabando.

Por su parte, un portavoz de de Sanidad manifestó que 'la consejería ha dado el visto bueno al convenio porque cumplía dos condiciones: garantizaba una asistencia de calidad a los pacientes de la sanidad pública y aseguraba los puestos de trabajo'. Sanidad está estudiando actualmente un nuevo contrato de colaboración con la clínica para 'actualizar' los precios que paga por cada paciente tratado en el centro, según dicho portavoz.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de junio de 2002