Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Once inmigrantes mueren ahogados en Lanzarote tras naufragar en los arrecifes

Cinco pateras alcanzaron las costas canarias durante la madrugada del miércoles

Madrid / Santa Cruz de Tenerife

Una densa neblina cubría la costa rocosa de Los Ancones, al norte de la localidad turística de Costa Teguise (Lanzarote), cuando una patera cargada con 18 inmigrantes africanos se estrelló contra los arrecifes de lava. Sólo sobrevivieron siete personas: seis subsaharianos y un magrebí. Los cuerpos sin vida de los 11 restantes -10 hombres y una mujer- fueron rescatados a lo largo del día. Mientras se producía el siniestro, arribaban a Canarias otras cuatro pateras. Al final de la tarde, la Guardia Civil había localizado a 50 inmigrantes 'sin papeles'.

Hacia las 11.30, una patrulla de la Guardia Civil que hacía su recorrido habitual por la zona de Los Ancones, encontró la patera destrozada entre los arrecifes, y a siete de sus ocupantes, empapados. Los inmigrantes explicaron a los guardias que en la embarcación viajaban otras 11 personas, que se habían ahogado. Mientras los supervivientes eran trasladados al cuartel de la Guardia Civil en Costa Teguise,tres helicópteros de Salvamento Marítimo, de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, varias patrulleras del instituto armado y numerosos guardias rastrearon la zona del siniestro, a muy pocos kilómetros del lugar en el que en marzo se celebró la cumbre de la Unión Europea y 10 países asiáticos sobre inmigración.

Los tres primeros cadáveres -dos hombres y una mujer- fueron divisados cuando flotaban a 200 metros de la orilla. Fueron trasladados hasta Puerto Naos y desde allí conducidos al cementerio de la capital de la isla, Arrecife. Poco después fueron hallados otros seis cadáveres, sumergidos, a sólo 15 metros de la costa. Varios furgones funerarios los trasladaron al muelle de Costa Teguise. La búsqueda continuó hasta que fueron encontrados otros dos cadáveres.

El estado en que quedó la patera, completamente destrozada, hizo a la Guardia Civil suponer que el piloto se despistó debido a la neblina que cayó de madrugada cerca del litoral. A pesar de la proximidad de la costa, la gran cantidad de ropa que portaban los pasajeros -algunos llevaban dos pares de pantalones superpuestos y varias sudaderas para combatir el frío- debió dificultar su permanencia a flote.

El naufragio se produjo en una noche en la que cinco pateras arribaron a Canarias. La posibilidad de que ésta no sea la única embarcación hundida ha llevado a las autoridades a mantener el despliegue de rastreo. Mientras tanto, en tierra, otros agentes de la Guardia Civil trataban de interceptar a los inmigrantes 'sin papeles' que lograron desembarcar. Una de las pateras quedó a la deriva tras sufrir una avería en el motor a 10 millas de Puerto del Rosario, la capital de Fuerteventura. Sus ocupantes hicieron señales a un barco mercante, que alertó por radio a los servicios de emergencia. Una patrullera de la Guardia Civil acudió al rescate. La tripulación no pudo trasbordar a los inmigrantes debido al mal estado del mar, y se vieron obligados a utilizar la zodiac auxiliar para trasladar a los africanos de dos en dos hasta la patrullera, que llegó a Puerto del Rosario, con 17 irregulares y el patrón, a las seis de la mañana.

En Corralejo, al norte de Fuerteventura, fue hallada otra patera que presumiblemente varó a las dos de la madrugada. En la zona de Grandes Playas fueron localizados cinco magrebíes, dos de ellos menores de edad, que supuestamente habían llegado a bordo de la embarcación de Corralejo.

Dos horas antes, a las 0.15, habían sido detenidos en la Playa de Guacimeta, en el municipio de Tías, en la vecina isla de Lanzarote, 19 subsaharianos que acababan de desembarcar de una patera que fue interceptada a cinco millas, cuando volvía hacia El Aaiún, en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos. Los dos patrones fueron detenidos.

Los ocupantes de todas estas embarcaciones declararon que en total habían salido de África hacia Canarias cinco pateras. Los agentes detuvieron ayer a medio centenar de inmigrantes.

[Por otra parte, la Guardia Civil rescató ayer una embarcación que estaba a la deriva en aguas del Estrecho y en la que viajaban cuatro marroquíes que pretendían alcanzar la costa andaluza, según informa Efe].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de abril de 2002