Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE ABRIL | LA LIDIA

Una corrida fuerte de Gavira para el cartel más sevillano

'Una corrida fuerte y algo pasada de peso'. Así les han dicho a Pepe Luis Vázquez y a Eduardo Dávila Miura que es el encierro de Gavira que, junto a Fernando Cepeda, lidiarán esta tarde y que pasó ayer sin mayores problemas el reconocimiento veterinario. 'Sorprende que los toros de este hierro tengan tantos kilos, alguno incluso pasa de los 600', dice Dávila Miura, 'pero nunca se sabe si se moverán más o menos hasta que salen al ruedo'. 'Todos son bonitos si embisten', afirma el diestro local, que forma parte del cartel más sevillano del abono.

El nieto del mítico ganadero Eduardo Miura consideraba ayer 'un honor' su inclusión en el cartel de esta tarde: 'Es muy bonito. Me une una gran amistad con los dos compañeros. De Pepe Luis he aprendido mucho en la finca de mi abuelo, a la que él iba a muchos tentaderos. Es un torero distinto a todos. Cuando yo era un niño no podía ni soñar compartir una tarde con él. Y Fernando es de los toreros a los que a mí me gustaba ir a ver a la plaza antes de dedicarme a esta profesión'. Pepe Luis Vázquez también recordaba ayer la estrecha relación que le une con Dávila Miura. 'Coincidía mucho con él en tentaderos cuando era un chiquillo', decía.

Esta tarde compartirán ruedo con objetivos muy diferentes para la temporada. Dávila Miura confía en dar la talla en Sevilla como lo hizo hace dos años, cuando una faena suya fue elegida la mejor de la feria, y proseguir su labor de ascenso en el escalafón: 'Ya tengo cerradas dos tardes en Madrid y alguna cosa más, pero una buena actuación en Sevilla, o en Las Ventas, te cambia toda la temporada'.

Pepe Luis Vázquez, por contra, se reconoce un matador de temporadas reducidas dadas sus 'características'. 'Aunque si hay suerte en Sevilla, eso tiene mucha repercusión y podríamos firmar alguna cosa más', dice. 'Ojalá acompañe el tiempo', desea, preocupado por los malos augurios meteorológicos que estos días acechan a Sevilla y que ya provocaron el aplazamiento de la primera corrida de rejones.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de abril de 2002