Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Joan Cardona, uno de los fundadores de Sopa de Cabra

El músico había compuesto varias canciones del grupo

Sopa de Cabra jamás podrá ser lo mismo. Ayer falleció en Barcelona Joan Cardona, cuya enfermedad, un cáncer de hígado diagnosticado hace tiempo, acabó venciéndole casi tres meses después de su última aparición pública, realizada en Razzmatazz con motivo del concierto de despedida del grupo que le permitió ser músico profesional. En su orgullo quedará escrito que, pese a todo, sobrevivió a su propia banda. Miembro fundador de la misma y presente hasta el final, Josep Ninyin Cardona había nacido en Girona en 1959 y era el más veterano de la formación.

Antes de enrolarse en Sopa de Cabra, Joan Cardona había puesto su guitarra al servicio de multitud de bandas que no desembocaron en nada serio, pero le permitieron dar rienda suelta a su pasión por el rock. Pero en un grupo llamado Ninyin's Mine Workers Union Band coincidió con Gerard Quintana y Cuco Lisícic, con quienes desembarcó en lo que después sería Sopa de Cabra, el grupo de su vida, el grupo de muchas vidas.

En esta formación, Joan encarnó el tradicional espíritu rockero -variante stoniana-, relacionado con el lado más urgente de la vida. Sin tener el peso compositivo del dúo Quintana-Thió, Joan Cardona ha puesto letra o música a diversos temas de Sopa de Cabra, entre los que cabe resaltar El carrer dels torrats, El sexo, Cardiaco y acabado y Mundo infierno. En esta última pieza escribía 'tienes que ser salvaje para llegar al final', y de esta forma retrataba una forma de vida que equilibraba en Sopa de Cabra otras visiones más pausadas y menos vertiginosas y apasionadas.

Desde que se le diagnosticó el cáncer que a las dos de la tarde de ayer acabó con su vida en el Hospital de Barcelona, Joan se fue apartando de la actividad pública, a la que retornaba cada vez que su estado físico se lo permitía. En 1999, recuperado para los conciertos, declaraba a Enderrock que se sentía 'como un chamán y con muchísimas ganas de vivir', entereza que le permitió seguir componiendo temas hasta el último disco de Sopa, Plouifasol, aparecido el año pasado. Para este álbum compuso un tema de titulo premonitorio, La darrera mirada enrere, que sin embargo era una dulce canción de amor.

Con su ausencia el grupo gerundense tendrá una mella en su perfil, aunque algún día vuelva a reunirse.

La ceremonia fúnebre se celebrará mañana en el Tanatorio de Les Corts de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de enero de 2002