ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 1 de noviembre de 2001

Menese y Ginesa Ortega llevan al Real el flamenco y la poesía clásica

Textos del Siglo de Oro con dos guitarras, palmas y orquesta de cámara

Vuelve el flamenco al Teatro Real. El próximo día 8, con la gala De mis soledades vengo. Al cante, el veterano José Menese (que vuelve tras su participación en La vida breve de la inauguración) y la catalana Ginesa Ortega, que debuta. Y, con ellos, dos guitarras, la Orquesta de Cámara de Joan Albert Amargós, la bailaora Carmen Ledesma, la selección nacional de palmas (Gregorio y Chícharo) y los textos de varios poetas del Siglo de Oro.

El flamenco trata de ocupar el sitio que merece en el Teatro Real. Hasta ahora, dice José Menese, no lo ha hecho en absoluto. Pero no por su culpa. 'El flamenco, cuando se trata bien, cabe en cualquier parte. Incluso, por qué no, en la Scala de Milán. Ha ido al Olimpia, a la sede de la ONU... Pero parece que en la música española todavía funciona el racismo antiflamenco. Yo creo que los directores de aquí todavía no saben que el flamenco es una gran cultura, fresca y abierta. Nosotros no cantamos con el diafragma, cantamos con el corazón, con el alma, y arriesgamos más. Pero, por lo visto, el bel canto ofrece mejores resultados'.

De todos modos, Menese está muy contento de volver a cantar en el Real, y sobre todo de hacerlo con este ambicioso espectáculo, que tiene intención de hacer una gira en 2002 por la Red Nacional de Teatros y que aspira además a convertirse en disco.

Hasta ahora, Menese había cantado exclusivamente a dos poetas: su amigo y descubridor, Francisco Moreno Galván, y su viejo compañero del PCE, Rafael Alberti. Pero De mis soledades vengo. Los clásicos y el flamenco amplía mucho su espectro de poetas. Hay textos de Calderón, Lope de Vega, Cervantes, Góngora... Clásicos de los siglos XVI y XVII, que han sido seleccionados y adaptados por el gaditano José María Velázquez-Gaztelu. 'Suenan muy flamencos, entran muy bien en los palos flamencos', dice Menese. ¿Será que eran flamencos en su época? 'Algo tenían, seguro'. ¿También santa Teresa? 'Santa Teresa era muy especial, se atrevía a to, era muy echá p'alante'.

Lo explica Velázquez-Gaztelu en el programa de mano, cuando dice que la recompensa a su trabajo de selección y adaptación ha sido 'un gozoso descubrimiento: las más que evidentes similitudes entre la manifestación poética de entonces y el lenguaje flamenco de ahora'.

Así, el programa, que ha sido concebido por el director artístico Luis Torres, alterna el cante de Menese y Ortega a través de una auténtica antología de estilos: martinetes (con letra de Góngora); soleás (Lope); livianas (Ruiz de Alarcón); malagueñas (san Juan de la Cruz); guajiras (fray Luis, Lope y anónimo); peteneras (Calderón y Lope); tangos (santa Teresa); nanas (Quevedo, Francisco de Rojas, Lope, Tirso y Calderón); alegrías (Pedro de Quirós, Lope, F. de Bances Candamo, Gaspar de Ávila y anónimo); otra soleá (Calderón); sevillanas (Tirso); bamberas (Antonio de Villegas), y bulerías (Lope y Guillén de Castro).

El número final, por tientos-tangos, está compuesto por tercios alternos de Cervantes y sor Juana Inés de la Cruz: es una riña marital que cantan Menese y Ortega conjuntamente. Se abre con estos versos, cervantinos y machistas: 'Siempre escogen las mujeres / aquello que vale menos / porque excede su mal gusto / a cualquier merecimiento'. A lo que sor Juana responde, plena de feminismo avant la lettre: 'Hombres necios que acusáis / a la mujer sin razón / sin ver que sois la ocasión / de lo mismo que culpáis'.

Atriles

Menese está tratando de aprenderse las letras. Ensayará durante tres días antes del concierto en el Real, pero no lo tiene claro del todo: 'Menos mal que salimos con atriles, porque aquí, si se te va una frase, la haces buena'.

La primera parte, que se cierra con su petenera, será puramente flamenca: las guitarras de Enrique de Melchor y Jerónimo; el baile de la sevillana Carmen Ledesma y las palmas y los coros de Gregorio Fernández y Chícharo acompañan el cante.

En la segunda, se une la orquesta de cámara que dirige Joan Albert Amargós. El pianista, clarinetista y compositor catalán, que ha colaborado asiduamente en el flamenco (Camarón, Paco de Lucía, Tomatito, Vicente Amigo, Miguel Poveda...), ha realizado los arreglos de viento y cuerda.

Las entradas oscilan entre las 1.000 y las 7.000 pesetas, y se pueden sacar en el teatro o a través del teléfono 902 24 48 24.

Una música difícil

'El flamenco siempre ha sido una música particular y difícil', dice José Menese tratando de explicar por qué, aunque el cante se respeta en el mundo como una música de gran calidad, los auditorios más exigentes de España siguen siendo reacios a programarlo o lo hacen 'con cuentagotas'. Menese recuerda el 'exitazo impresionante' de sus conciertos en el Auditorio Nacional. Un éxito que, como pasó también con los de Enrique Morente o Carmen Linares, 'fue torpedeado por gente rara'. Por eso, el cantaor de La Puebla de Cazalla es consciente de que la gala De mis soledades vengo. Los clásicos y el flamenco es muy importante: 'Para demostrar, rotundamente, que la ópera no es superior al flamenco'.

José Menese (izquierda) y Enrique de Melchor, en el Teatro Real. / LUIS MAGÁN

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana