Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCÁNDALO FINANCIERO

Los obispos alegan que la agenda 'no es el Evangelio, ni dogma de fe'

El portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan José Asenjo, manifestó ayer que el diario incautado por la policía a la presidenta de Gescartera, Pilar Giménez-Reyna, en el que se refiere a presuntas inversiones de la Iglesia católica en dinero negro, 'no es el Evangelio, ni palabra de Dios, ni dogma de fe'.

'Se me hace difícil pensar que instituciones de la Iglesia puedan tener dinero negro, porque con el régimen fiscal vigente no creo que sea necesario tener ningún dinero negro, puesto que las donaciones a la Iglesia están exentas de impuestos', añadió el obispo portavoz, quien pidió también que 'en cualquier caso' se distinguiera entre la Iglesia y las instituciones de la Iglesia, ya que 'no son términos equivalentes'.

Asenjo salía así al paso de las alusiones de Giménez-Reyna a las inversiones de la Iglesia católica en Gescartera, especialmente las del Arzobispado de Valladolid, uno de sus principales clientes. Según la presidenta de Gescartera, la visita de los inspectores de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a Valladolid en 1999 para investigar por qué esta diócesis figuraba como titular de 1.000 millones de pesetas y la agencia sólo pudo justificar 30, se produjo a raíz de la sospecha de la CNMV de que Gescartera pudiera 'gestionar dinero B de la Iglesia'.

La Iglesia católica es la única confesión religiosa exenta de tributar por las donaciones que recibe, así como de especificar su origen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de septiembre de 2001