ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 27 de julio de 2001

Amusátegui pierde apoyo entre los consejeros nombrados por el BCH

Los copresidentes se reúnen por separado con Caruana

La crisis generada en el BSCH tras la destitución de Luis Abril del cargo de director general de Comunicación llevó a que sus dos presidentes se entrevistaran por separado con el gobernador del Banco de España, Jaime Caruana. Primero fue Emilio Botín y, posteriormente, José María Amusátegui. Éste le propuso que mediara para encontrar una solución, posibilidad que rechaza Botín. Fuentes cercanas al Banco de España sostienen que si no se lo piden los dos, el gobernador no intervendrá. En cualquier caso, pidió, como hizo ayer el ministro de Economía, Rodrigo Rato, que sea el consejo del BSCH el que resuelva sus diferencias internamente. Rato recordó que sus responsabilidades 'van más allá del estricto funcionamiento de las empresas porque representan intereses colectivos muy amplios'.

Amusátegui se presentó ante Caruana con el apoyo de un grupo de consejeros del antiguo BCH, que han creído que la destitución de Abril fue una ataque a la gestión de Ángel Corcóstegui. Sin embargo, Amusátegui no parece contar con el respaldo de todos los consejeros de su antiguo banco. Además de Santiago Foncillas, vicepresidente de la entidad, en los últimos días algunos otros consejeros -por su edad pueden continuar muchos años- se han desmarcado de una posición unívoca y han expresado tanto al entorno de Botín como al de Amusátegui su deseo de 'permanecer al margen de la batalla', según fuentes de la entidad. Esos consejeros estuvieron en la reunión celebrada en casa de Amusátegui tras el consejo celebrado el lunes en Santander y no hubo voces discordantes.

Según fuentes del consejo, la razón por la que Amusátegui pierde apoyos son dos. En primer lugar porque hay vocales del consejo que tienen dudas de la solidez del pliego de descargos que están preparando para entregar al Banco de España. Es decir, no creen que existan razones de peso para afirmar que 'se han roto los acuerdos del protocolo de fusión, una de las razones por la que podría intervenir el Banco de España'. 'Desde el principio, el BSCH ha sido una fusión no paritaria, bajo la mayoría del Santander, y ahora que surgen los problemas, el que tiene el control lo ha ejercido', añaden.

La segunda razón es más pragmática. Mientras crece el ambiente de pesimismo entre las filas del BCH, los consejeros nombrados por ese banco empiezan a ver los inconvenientes de tomar posición junto Amusátegui, que en un plazo de ocho meses habrá dejado su cargo. Tal y como están las cosas, el futuro de los consejeros que mantengan un enfrentamiento con Emilio Botín puede ser incierto.

Amusátegui es consciente de esta falta de apoyo. La prueba, según fuentes del consejo, es que evitó la votación de la destitución de Abril. Botín propuso que se sometiera a votación, pero Amusátegui no quiso medir sus fuerzas. Como resultado de esta estrategia, la destitución fue votada 'por unanimidad', como dice el acta del consejo, lo que quita argumentos al BCH frente al Banco de España.

Por otro lado, la secretaria de Banca de CC OO, María Jesús Paredes, pidió la misma responsabilidad al consejo del BSCH que el que han tenido los trabajadores en el proceso de fusión, 'pese a que algunos se quedaron sin empleo y otros cambiaron de centro de trabajo'. Agregó que le parecía que la entidad estaba dando 'un espectáculo lamentable'.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana