Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

2.000 menores desaparecen al día en Estados Unidos, según el FBI

Una media de 2.100 niños o jóvenes menores de 17 años desaparecieron cada día en Estados Unidos durante el último año, según datos de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). La desaparición de menores en EE UU se ha convertido en una preocupación social de gran magnitud, que ha llevado a que en las dos últimas décadas se haya elaborado una legislación propia para tratarlo, que consta de cinco leyes de ámbito federal.

La policía registró más de 750.000 desapariciones de menores durante el pasado año, lo que supone casi el 90% del total, que alcanzó los 816.213 casos. El 55% fueron jóvenes fugados, un 30% niños secuestrados por algún familiar o conocido, y el 15% restante fueron abducciones por extraños de niños que se pierden o que son abandonados.

Desde la aprobación en 1982 de la Ley sobre Menores Desaparecidos, las desapariciones registradas por la policía han aumentado un 468%. Guillermo Galarza, director del servicio internacional de la poderosa organización privada estadounidense Centro Nacional para Menores Desaparecidos o Explotados (NCMEC), señala que 'cada vez es más preocupante el secuestro de menores por alguno de sus padres, a menudo involucrados en peligrosas disputas de custodia y que suponen una amenaza real para la integridad del pequeño'. De todas las modalidades de desapariciones, ésa es la que más aumenta cada año, añadió.

105 recuperados

Esa organización sin ánimo de lucro, que se creó en 1984, tiene un servicio de difusión postal en el correo ordinario con los datos y fotos del menor y su progenitor, que ha supuesto, hasta ahora, la recuperación de 105 niños. 'Nosotros creemos que alguien sabe dónde se encuentra cada niño y tratamos de llegar a cada hogar con estas fotografías', explica Galarza. A través de Internet (www.missingkids.com) ese centro ha difundido millones de fotografías de menores.

Por su parte, el Departamento de Justicia, subrayó en un informe reciente que, mientras los secuestros familiares son los más frecuentes (49%) y su mayor incidencia es en menores de seis años, el secuestro de adolescentes (27%) se atribuye casi siempre a un conocido. El 24% de los secuestros perpetrados por extraños afecta sobre todo a adolescentes, pero también a niños pequeños.

Fuentes policiales dijeron que, si bien el secuestro familiar y el de adolescentes por un conocido son las desapariciones más habituales, los segundos han desplazado en peligrosidad a los cometidos por extraños. En ambos casos, agregaron las fuentes, afecta casi siempre a chicas y suele implicar un delito sexual.

El informe de Justicia especifica que en el secuestro de menores apenas se utilizan armas y que ese delito representa sólo un 2% en el conjunto de crímenes violentos contra menores registrados por la policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de marzo de 2001