Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Un magrebí muere asfixiado por los gases del motor de la barca en la que iba con otros 31 indocumentados

Quemaduras

La tragedia se repitió. Un inmigrante, miembro de una de las expediciones en las que llegaron 139 personas entre la noche del domingo y la madrugada de ayer a Tarifa (Cádiz), murió por la asfixia causada tras la inhalación de gases en la embarcación en la que viajaba, según el primer análisis forense.Otras diez personas que le acompañaban tuvieron que ser atendidas con quemaduras y síntomas de intoxicación en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla. El sábado por la noche murió otro magrebí por el disparo, fortuito según la subdelegación del Gobierno, de un agente de la Guardia Civil.

El fallecido el domingo por la noche viajaba en una embarcación tipo zódiac con otros 31 inmigrantes que, al observar el mal estado de su compañero, pidieron auxilio. Una patrullera del Servicio de Vigilancia Aduanera acudió al rescate y comprobó que el combustible derramado en la lancha había causado heridas y, al parecer, la muerte de un tripulante, de unos 25 años de edad, según informó la Cruz Roja. Los forenses María Angustias Ortega e Ignacio Vargas Santos corroboraron en sus primeras apreciaciones que tanto la muerte de esa persona como las quemaduras del resto, de segundo y tercer grado, se produjeron por los gases generados al mezclarse combustible con agua del mar.

Siete de los heridos fueron dados de alta por la mañana. Otro se encuentra muy grave, con quemaduras en el 30 % de su cuerpo, localizadas en el tronco, miembros inferiores y codo derecho. Los otros dos tienen heridas similares en el abdomen, la espalda, la cadera y en los miembros inferiores.Durante la madrugada de ayer, 90 magrebíes y subsaharianos también fueron interceptados en dos operaciones realizadas en Tarifa.

Entre ellos se encontraban 22 mujeres y tres bebés de entre cuatro y seis meses, que se encuentran en buen estado. La última expedición estaba formada por 17 hombres de origen chino. La Guardia Civil afirmó que no es la primera vez que personas de origen asiático utilizan la ruta del Estrecho para llegar a Europa y cree que partieron de algún punto de la costa norteafricana, pero desconoce cómo llegaron hasta allí.

Por otro lado, ayer fueron hallados los cadáveres de dos personas de origen subsahariano en aguas de Marruecos cercanas a Ceuta. En la ciudad norteafricana fue encontrado el cuerpo de un tercer inmigrante que pereció ahogado.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de diciembre de 2000