Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DIEGO ALFREDO MANRIQUECRÍTICO MUSICAL

"La radio no es sólo poner buenos discos, sino comunicar emociones"

Diego Alfredo Manrique, burgalés, nacido en 1950, se enorgullece de llevar casi una vida entera dedicado a la música. Dirige el programa El Ambigú, de Radio 3, y ha sido el encargado de inaugurar el ciclo La música contada, organizado por el Ayuntamiento de Málaga y el Teatro Cervantes. Con estas jornadas se pretende acercar al público la historia de la música popular y contemporánea.P. ¿Cree que es necesario un ciclo como éste para que la música llegue a la gente?

R. En los últimos tiempos hay tanta música y está disponible de tantas formas que ya no le prestamos atención. Cualquier cosa que sirva para individualizarla y dar a conocer los artistas, los géneros... vale la pena.

P. En la radio de hoy, ¿siguen teniendo cabida los periodistas musicales como usted?

R. De lo que estoy seguro es de que tiene que haber cualquier tipo de alternativa frente a los zombies, a los que les dicen qué tienen que poner y lo que tienen que decir. El misterio de hacer radio es no sólo poner buenos discos sino también comunicar emociones o, por lo menos, transmitir lo que tú sientes o lo que la música te hace sentir.

P. ¿Hay mucha diferencia entre la radio de antes y la de ahora?

R. Totalmente. En la radio se está limitando la libertad. Se intenta encerrar la creatividad en un programa de ordenador y limar las personalidades para conseguir que el locutor que te habla en Álava tenga el mismo tono y te cuente las mismas cosas que el de Santiago de Compostela. A mí eso me parece un poco terrible.

P. ¿Qué es lo que más echa de menos de esa radio?

R. Quizás echo de menos la época en que trabajaba en el Diario pop, que al ser un programa nocturno tenía esa magia que tiene la noche.

P. ¿Qué canciones han marcado su vida?

R. Empezando por The Beatles y siguiendo por la profundidad de sentimientos de la música negra, el cancionero tan inmenso de Frank Sinatra o la música en Cuba. Este tipo de descubrimientos son los que te van enriqueciendo y ayudando a vivir.

P. Ha ganado el Premio de la Música este año, ¿los premios reconocen el esfuerzo?

R. No lo sé (risas). Siempre te preguntas si la gente vota a Diego Manrique o está votando a Jorge Manrique, que le suena porque escribió algo importante. No, sencillamente es grato, aunque no creo demasiado en los premios.

P. ¿Estamos saturados de música?

R. Estamos saturados de experiencias. Desde que nos levantamos estamos recibiendo impresiones sonoras, hay música por todos los lados y eso hace que la gente lo asimile como una Coca Cola. Y yo creo que cualquier cosa que se beba hay que paladearla.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de octubre de 2000