Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Muere aplastado un inmigrante que viajaba en los bajos de un camión

Un hombre magrebí, cuya identidad y edad no ha sido facilitada por la policía, murió ayer aplastado por las ruedas del camión en cuyos bajos viajaba escondido. El accidente se produjo en la carretera N-340, junto a la población de Sabinillas, pedanía de Manilva (Málaga), a unos 60 kilómetros de Algeciras. Todo indica que el inmigrante, sin documentación para entrar legalmente en España, se había ocultado en los bajos del camión tras cruzar el Estrecho de Gibraltar a bordo de un transbordador desde Tánger.

El accidente se produjo sobre las 13.30 horas en el kilómetro 139 de la N-340 en dirección a Málaga, según informó el Centro de Control de Tráfico de la provincia. La hipótesis manejada por la Guardia Civil es que el inmigrante, posiblemente menor de edad, resbaló desde el lugar en el que se había ocultado en los bajos del camión y cayó sobre la carretera, con la mala fortuna de que las ruedas del vehículo le pasaron por encima, causándole la muerte en el acto. Al lugar se desplazó un equipo de emergencias de un centro de salud de Estepona que ni siquiera pudo intentar reanimarlo.A las 20.00, el cadáver aún no había sido identificado. Las fuentes de la Guardia Civil consultadas tampoco supieron precisar la edad aproximada del fallecido.

Sin embargo, los investigadores apuntan la hipótesis de que fuera menor de edad porque son los menores quienes utilizan habitualmente el método de ocultarse en los bajos de camiones en el puerto de Tánger para llegar a España de forma clandestina.

Así es como llegó a España el único menor del grupo de 37 inimigrantes ilegales que en la madrugada del pasado 20 de junio fueron interceptados en Mijas cuando viajaban hacinados en una furgoneta. Mientras los otros 36 magrebíes fueron expulsados, el menor permanece ingresado en un centro de la Junta de Andalucía en Gaucín (Málaga), desde donde ha relatado que numerosos jóvenes que se esconden en camiones y autocares para llegar a España no desisten en intentarlo de nuevo si son descubiertos.

Este muerto se suma al que la semana pasada llegó a bordo de una patera en la que viajaban otro 36 magrebíes. Cuando la Guardia Civil capturó la embarcación, descubrió que los inmigrantes indocumentados habían hecho un hueco para el cadáver de un compañero que se había ahogado.

El drama es aún mayor en aguas marroquíes. El diario Al Alam informaba el sábado de que 32 ciudadanos de ese Marruecos que intentaban alcanzar las costas españolas desaparecieron cerca de Tánger en el naufragio de una embarcación que había salido de la costa de Ued Lau, a unos 40 kilómetros al este de Tetuán.

Según el rotativo, los inmigrantes salieron en esta embarcación con el propósito de entrar de forma irregular en España. Cuando comenzaron las dificultades, uno de los emigrantes avisó con su teléfono móvil a su familia en Tánger para informar a las autoridades marítimas. El diario critica a las autoridades del puerto de Tánger por no rescatar a las víctimas de naufragios en esta zona.

No es la primera vez que la prensa marroquí informa de estos sucesos, aunque las asociaciones de inmigrantes denuncian que muchos fallecen en aguas de este país sin que jamás llegue a saberse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de agosto de 2000

Más información

  • La víctima se ocultó en el vehículo tras cruzar el Estrecho en 'ferry'