Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una magna exposición reivindica en la catedral de Granada el valor del cristianismo en Carlos V

La catedral de Granada será el escenario desde mañana y hasta el próximo 8 de diciembre, de la exposición Jesucristo y el emperador cristiano, que pretende ofrecer el aspecto religioso de la vida y la obra de Carlos V en el quinto centenario de su nacimiento. La exposición exhibe más de 400 piezas, entre las que se encuentran los famosos Libros plúmbeos del Sacromonte, el texto del Concilio de Elvira, uno de los primeros que celebró el cristianismo, incunables de Averroes firmados por él, el cetro del cardenal Cisneros y obras pictóricas y escultóricas del Renacimiento.

Amigo de Miguel Ángel

Ésta es la segunda muestra que se celebra en Granada en torno a la figura de Carlos V, un emperador que vivió en Granada solamente durante cinco meses, pero cuya huella permaneció en la ciudad a través de actuaciones como la construcción del palacio con su nombre en el corazón de la Alhambra o la creación de la Universidad.El arzobispo de Granada, Antonio Cañizares, resaltó ayer la importancia de la muestra y su relación con la religión. "Nos hallamos en plena celebración del centenario de ese gran emperador que asentó toda su manera de ejercer gobierno en las raíces cristianas", dijo. "Esta exposición es un recuerdo de ese emperador cristiano".

La muestra, que podrá contemplarse por todo el interior del recinto catedralicio, ofrece cuadros de enorme valor, como un Cristo, de Giaccomo Florentino, pintor amigo de Miguel Ángel, e imágenes escultóricas de Machuca, Alonso Cano, Pedro de Mena o Pablo de Rojas, algunas de ellas absolutamente desconocidas.El comisario de la muestra, Javier Martínez, resaltó ayer algunas curiosidades, como el hecho de que podrán verse los libros escritos en árabe que el cardenal Cisneros decidió finalmente no hacer desaparecer en la gran quema que se llevó a cabo en la plaza de Bib-Rambla en 1499 y en la que ardieron miles de ejemplares del Corán. También se exhibirán, por primera vez en la historia al público, los Libros plúmbeos del Sacromonte, las famosas planchas de oro que falsificaron moriscos desconocidos para crear una religión sincrética entre islam y cristianismo que impidiera su expulsión de Granada. Los libros fueron devueltos a la ciudad hace unos días después de casi cuatrocientos años de secuestro en el Vaticano.

La exposición se divide en varias áreas, una en la que se ofrece una visión de una primeriza Granada cristiana antes del esplendor de la civilización musulmana; otra dedicada a la figura de Jesucristo; una tercera relacionada con Carlos V, en la que, entre otras cosas, podrá verse el testamento que mostraba su última voluntad de ser enterrado en Granada, y una última que es la catedral en sí, la segunda mayor de España cuya construcción, realizada sobre la Mezquita Mayor de la ciudad, supuso el punto final de la presencia musulmana en la península.

La exposición, con un presupuesto de cien millones de pesetas, aportados por Cajasur, ha servido para que se rescaten muchas piezas de valor y se restauren unas setenta piezas. Hasta tal punto hay objetos valiosos que muchos de ellos permanecen custodiados en el Banco de España hasta el mismo momento de la inauguración.

Jesucristo y el emperador cristiano ofrece también manuscritos de San Juan de la Cruz, así como un retrato de éste pintado cuando aún vivía, los documentos del Concilio de Elvira o el concilio de Trento o la custodia que Isabel la Católica regaló a Granada.

Otro de los elementos llamativos es un tratado de lógica del siglo XVII en el que se hace referencia por primera vez al cante jondo y que representa a un cantaor acompañado por un guitarrista. Martínez señaló que, a todo ello, se une el valor mismo de la catedral, "que no es continente, sino contenido", y que tomó como modelo la que se había costruido en Jerusalén.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 2000

Más información

  • La muestra incluye piezas como un incunable de Averroes o los 'Libros plúmbeos'