Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSPV y PP nombran hijo adoptivo de Alcoy a Federico Trillo

Federico Trillo-Figueroa Martínez-Conde, presidente del Congreso de los Diputados durante la última legislatura y cuyo próximo destino político está en un puesto de ministro en el nuevo Gobierno de José María Aznar, fue nombrado ayer hijo adoptivo de la ciudad de Alcoy. La propuesta surgió el año pasado del alcalde socialista de Alcoy, Josep Sanus, y por fin ayer logró salir adelante gracias al apoyo de los concejales del Partido Popular (PP). Los dos partidos que comparten gobierno de coalición con el PSPV en Alcoy, Esquerra Unida (EU) y Nova Esquerra (NE), votaron en contra a la proposición por considerar que el político del PP "no reúne méritos suficientes" para tal distinción.El acuerdo, como afectaba a una persona, se tomó tras una votación secreta durante el pleno extraordinario que tenía como único punto el nombramiento. La votación dio como resultado 21 votos (de 25) a favor y tres en contra. Estos últimos correspondieron a los dos ediles de Esquerra Unida y Nova Esquerra, que coincidieron en que "formar parte de una filà y haber participado en las fiestas de Alcoy no es algo que merezca ningún reconocimiento especial". "Trillo ha hecho su labor como político por esta ciudad como otros tantos y no por eso se han empezado a repartir medallas", señaló el portavoz de EU, Lluís Torró.

El acto del nombramiento no se ha demorado y se prevé para las doce del mediodía de hoy en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Alcoy. Asistirá Federico Trillo, que poco antes espera recibir la insignia de Fester d'Honor que le concedió la Asociación de San Jorge de Alcoy a principios de este año.

Posiciones enfrentadas

La designación de Federico Trillo como hijo adoptivo de Alcoy se sumó ayer a las propuestas que los últimos meses han situado en posiciones enfrentadas al PSPV respecto a sus socios de gobierno EU y NE. La privatización del servicio de autobuses urbanos a finales del año 1999 o la aprobación de topónimo de la ciudad en lengua castellana como acepción oficial fueron otros de los polémicos acuerdos que también salieron adelante merced al apoyo de los ediles socialistas y del PP y con los votos en contra de Esquerra Unida y Nova Esquerra.

Sin embargo, tras el pleno de ayer los líderes de EU y NE trataron de quitar hierro al asunto y calificaron el nombramiento de Federico Trillo como una "anécdota" en el desarrollo del pacto de gobierno. "Cuando se juntan partidos diversos en un gobierno de coalición es normal que se produzcan discrepancias", dijo Francesc Valor, portavoz de EU. No obstante, añadió que la continuidad del pacto de gobierno se cuestionaría el día en que el PSPV lleve al pleno del Ayuntamiento de Alcoy la ya anunciada privatización del agua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de abril de 2000