ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 18 de septiembre de 1999
MOTOCICLISMO Gran Premio de la Comunidad Valenciana

Crivillé atrae todas las miradas

El piloto catalán fue sexto en los primeros ensayos en Cheste a pesar de una caída

Àlex Crivillé llegó a Valencia con dos pesos sobre sus espaldas; dos pesos que bien quisieran para sí la mayoría de los mortales. Pero dos pesos al fin y al cabo. Uno, la negociación respecto a su futuro, quedó resuelto ayer mismo. Se acabaron los rumores, las ofertas y las especulaciones: el piloto catalán continuará en el equipo oficial de Honda. El segundo factor de presión para el actual número uno mundial, precisamente el de saber cuándo certificará su coronación, deberá esperar un poco más. No se resolverá en Valencia, pero tener a 60.000 aficionados detrás requiere un esfuerzo titánico.Crivillé lleva días intentando aislarse del fenómeno creciente que despierta allá adonde va. Es casi campeón del mundo de 500, la categoría reina del Mundial, y todos le reconocen como tal. Pero falta ese casi, y el noi de Seva no quiere que nada ni nadie le distraiga de poder rematar la faena. De ahí su hermetismo con los medios de comunicación, su negativa a participar en actos públicos, su reticencia a que se programen homenajes y celebraciones prematuras.

más información

El protagonista principal de la historia no se cansa de pedir paciencia y tranquilidad. Quiere huir tanto como le sea posible de una tensión que pueda atenazarle, aunque cuando sale a la pista se olvida de todo. "Claro que tengo que pensar en el campeonato y usar la calculadora. Pero si hay una oportunidad de ganar, lo voy a intentar, y más delante de una afición que seguro que me va a apoyar a tope", dijo ayer Crivillé, que este año lleva ya seis triunfos.

Sin embargo, la primera jornada de entrenamientos en el nuevo Circuito Ricardo Tormo de Cheste no le resultó demasiado favorable. Sólo consiguió la sexta posición provisional, después de protagonizar una caída, sin consecuencias, durante la sesión clasificatoria. "La pista estaba bastante sucia y quizá he querido forzar demasiado", explicó Àlex. "Puede que confiara demasiado en el agarre del asfalto. Por eso la moto se me fue de delante. No pude controlarla. Pero no pasa nada".Crivillé llega a esta 12ª carrera de la temporada con los deberes muy bien hechos. Le lleva 66 puntos de ventaja a Kenny Roberts (Suzuki), segundo en la clasificación provisional del Mundial, y sólo necesita ganar dos de los cinco grandes premios que quedan para asegurarse el título. Pero aún hay margen para que todo se tuerza, y eso es lo que él quiere evitar. "Espero que la gente comprenda si no puedo atender a todos como se merecen, pero tengo que seguir concentrado", reconoció.

La afición valenciana se está volcando, y no sólo con Crivillé. Hay mucha expectación. Mañana se espera un lleno absoluto puesto que las entradas están agotadas desde hace días. Ayer, en día laborable, ya hubo mucha gente presenciando las primeras tandas de entrenamientos, en las que los mejores tiempos correspondieron, respectivamente, al francés Arnaud Vincent (Aprilia), en 125, al italiano Roberto Rolfo (Aprilia), en 250, y al japonés Norick Abe (Yamaha), en 500.

Fueron unos resultados sorprendentes, propios del estreno de un circuito en el que hay muy pocas referencias. Aunque casi todos los pilotos participaron en unas jornadas de ensayos en mayo, todos descubren el trazado de Cheste en situación de gran premio, y sobre todo el estado de su asfalto, bastante criticado por su suciedad.

Sin riesgos

Nadie arriesgó más de la cuenta en un día que sirvió de toma de contacto. La lucha por la pole position queda para hoy. Entre los españoles, el mejor de ayer fue Carlos Checa (Yamaha), cuya tercera posición refleja su recuperación de los últimos grandes premios. "No acabo de estar cómodo sobre la moto", analizó el piloto catalán, que se intercaló entre los enemigos de Crivillé: Tadayuki Okada (Honda) fue segundo y Kenny Roberts cuarto. Juan Borja (Honda) ocupó la séptima posición, Sete Gibernau (Honda) fue décimo, David de Gea (Modenas), 17º y José Luis Cardoso (Honda), 20º. Sin embargo, se espera que hoy pueda cambiar todo, ya que la adherencia de la pista mejora progresivamente. El otro piloto español que concentra la atención del fin de semana, Emilio Alzamora (Honda), ofreció un rendimiento parecido al de Crivillé. También él llega como líder a Valencia, pero sólo tiene tres puntos de ventaja sobre el japonés Masao Azuma (Honda) y aún no ha conseguido ganar en toda la temporada. "Ya va siendo hora de que llegue ese triunfo, y en casa puede ser una buena oportunidad", dijo. Su moto, sin embargo, sigue siendo de las que menos rinde en 125. Ayer se clasificó sexto.

La pole position provisional correspondió a Vincent, un francés que casi es piloto local pues corre integrado en el equipo de Jorge Martínez Aspar, el ex campeón que además es la auténtica alma del nuevo circuito valenciano. El resto de pilotos españoles habituales de la cilindrada menor lograron las siguientes clasificaciones: Pablo Nieto (Derbi), 13º, Gelete Nieto (Honda), 15º y Jerónimo Vidal (Aprilia), 18º. El joven Adrián Araujo (Honda) fue el mejor de los pilotos invitados para esta carrera.

En 250, categoría que vive el dominio de Valentino Rossi (Aprilia) en lucha con el actual campeón, Loris Capirossi (Honda), el más rápido fue, inesperadamente, otro italiano, Roberto Rolfo. De los españoles, Lucas Oliver (Yamaha) fue el mejor, en 19ª posición, con Fonsi González Nieto (Yamaha), 20º, David García (Yamaha), 22º, y Daniel Ribalta como invitado más destacado.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana