Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESOS

Los análisis dicen que el padre es el autor de 3 muertes en Peñíscola

Las pruebas de la parafina realizadas a las manos de los cadáveres de los tres miembros de una familia de Peñíscola (Castellón) han confirmado que el padre mató a su esposa e hijo y posteriormente se suicidó, según han informado fuentes forenses. Los cadáveres de Manuel Flors, su esposa María Teresa Arán y su hijo Joel, de 13 años, fueron descubiertos el 14 de junio después de que unos familiares alertaran a la Guardia Civil de que hacía varios días que no les veían. Las víctimas, que llevaban muertas unos 15 días, estaban parcialmente devoradas por los perros de la familia. Los especialistas han encontrado restos de pólvora en la mano del padre, lo que ha confirmado que fue él quien disparó el revólver encontrado en la vivienda. La autopsia concluyó que los tres miembros de la familia fallecieron como consecuencia de disparos de bala certeros y mortales de necesidad. La madre y el pequeño presentaban un impacto de bala en la cabeza, mientras que el hombre tenía un disparo en la cabeza y otro orificio en el hombro. Según los expertos, este caso responde a lo que se conoce como un "suicido ampliado" y que consiste en que una persona mata a sus seres queridos para ahorrarles sufrimiento y luego se quita la vida. Flors padecía problemas psicológicos

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de julio de 1999