Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Francisco Díaz Roncero, la voz de Radio París para España

A los 93 años de edad ha muerto en París Francisco Díaz Roncero, decano de los periodistas españoles y testigo excepcional de la historia de España de este siglo. Había celebrado el año pasado, siempre en activo, sus 73 años de ejercicio del periodismo en su puesto de redactor de la agencia Associated Press (AP), con la que empezó a colaborar en Madrid en 1926. Cronista parlamentario del diario vespertino madrileño La Nación, fue espectador privilegiado de la caída de la dictadura del general Primo de Rivera y de los años de la Segunda República hasta que su compromiso solidario con ésta le hizo trabajar desde el comienzo de la guerra civil como jefe de prensa del defensor de Madrid, el general Miaja.

Exiliado en febrero de 1939 en París, y después de cinco años de penalidades y clandestinidad debidos a la ocupación nazi de Francia, fue nombrado responsable del servicio radiofónico hacia España de Radio París. De 1945 a 1968 cubrió con entusiasmo su tarea, y su voz fue durante los años de la dictadura un soplo de aire fresco y de esperanza para decenas de miles de españoles. En 1969 se reincorporó a AP, en la que trabajó hasta pocos días antes de su muerte. Periodista polifacético, el año pasado recibió un homenaje del Festival de Cine de Cannes, al ser el único periodista que en sus cuarenta años de existencia nunca faltó a su cita.

Republicano de corazón, volvió a España después de un largo exilio, invitado por el presidente Tarradellas, del que era amigo personal, y asistió gozoso a la recuperación de nuestras libertades. Cuando en el año 1988 el embajador de España en Francia, Juan Durán, le impuso en nombre del rey de España la Cruz de Isabel la Católica, lloró agradecido, comprendiendo que nuestra monarquía constitucional es la fiel continuadora de la obra de aquella República que no pudo y sobre todo no la dejaron ser.

Recientemente había acabado de escribir sus memorias sobre más de 70 años de una vida repartida entre España y el exilio, y su próxima publicación será de gran valor para comprender nuestro inmediato pasado.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 1999