Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arganda y Rivas toman la calle para recibir al primer metro interurbano

El metro salió ayer de los límites de la capital. La línea 9 se estiró 18 kilómetros en dirección este hasta alcanzar los municipios de Rivas-Vaciamadrid y Arganda del Rey, en la decimotercera y última inauguración de la legislatura. El Gobierno regional, del PP, hizo coincidir esta fiesta final con el 56º aniversario del nacimiento del principal gestor del proyecto, el consejero de Obras Públicas, y Transportes, Luis Eduardo Cortés, al que decenas de niños ruborizaron con el Cumpleaños feliz en la nueva estación argandeña. El viaje del primer convoy que rebasaba las lindes madrileñas concentró en las calles a cientos de vecinos de ambas poblaciones y propició la alusión divertida del presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón, al primer prohombre que estrenó el transporte subterráneo, hace justamente 80 años: "Si Alfonso XIII levantara la cabeza...".Al cabo de cuatro años, el Gobierno ha fijado su marca en 37 nuevas estaciones y 51 kilómetros construidos, frente a los 24 que prometía el programa electoral del PP en 1995. El día en que "el gran proyecto de la Comunidad" llegaba a su última parada, Cortés no se resistió a lanzar un mensaje político: "El metro lo ha hecho un Gobierno responsable, un Gobierno de centro-derecha. Ésa es la realidad incuestionable".

Cuatro meses de prueba

Tres empresas constructoras explotarán el servicio hasta el 2029

Más abierto se mostró Cortés, en cambio, a la posibilidad de ampliar el horario del servicio, que de momento sólo se prestará hasta las diez de la noche. Aunque advirtió de que "no se puede mantener en funcionamiento hasta una hora muy avanzada una cosa que cuesta mucho dinero", sí se mostró dispuesto a reconsiderar este tema dentro de "tres o cuatro meses"; un día antes, había agrandado este margen de prueba hasta el "año o año y medio".El primer viaje del nuevo tren de Arganda estuvo amenizado por los comentarios que el director general de Carreteras, Francisco Javier de Águeda, iba emitiendo desde la cabina de mando. Águeda ilustró al pasaje con las principales características del proyecto: 18,3 kilómetros de longitud, 18.850 millones de inversión (a cargo de las empresas Necso, FCC y ACS, que explotarán el servicio hasta el 2029), dos años de obras y cerca de 20.000 usuarios diarios, que disfrutarán de los trenes más modernos de la red, con videovigilancia y aire acondicionado. El director general también aprovechó el micrófono para aportar algunas gotas de sorna. "A la izquierda acabamos de asustar a una cigüeña, lo que demuestra que podemos convivir con ellas", apuntó en un determinado momento. Y más tarde: "La vía discurre aquí junto a la A-3. Cuando un usuario del metro y un conductor se miren un domingo por la tarde [de atasco], seguro que tienen pensamientos particulares".

El alcalde de Rivas, Fausto Fernández (IU), pidió que se unifiquen los precios en las dos paradas de su municipio, ya que la primera pertenece a la corona B1, y la segunda, a la B2. Fernández es el único político ajeno al PP que ha participado en un acto de inauguración del metro.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de abril de 1999

Más información