Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
BÉISBOL

Los Orioles reanudan los partidos con Cuba 40 años después

Baltimore / La Habana

Ni las críticas ni las diferencias políticas han podido impedir que hoy se dispute un partido histórico en el Estadio Lationamericano de La Habana. El equipo estadounidense de los Orioles de Baltimore se enfrentará a la selección cubana de béisbol en un choque que no se producía hace 40 años por el enfrentamiento entre el régimen de Fidel Castro y Estados Unidos.Aunque este encuentro se ha querido interpretar como la nueva diplomacia del béisbol, al estilo de la del tenis de mesa que en su momento supuso un acercamiento entre Estados Unidos y China, fuentes oficiales del Pentágono lo han querido inscribir solamente dentro de un intercambio deportivo, sin más.

El Departamento de Estado ha señalado desde Washington que el partido "forma parte del proceso de contactos de persona a persona que desde hace años viene respaldando la Casa Blanca". El 3 de mayo está previsto que se juegue el partido de devolución de visita en Baltimore, la ciudad del estado de Maryland, a unos 60 kilómetros al este de Washington.

Cuba dió a conocer ayer sábado los 25 jugadores que defenderán la camiseta nacional. Bajo la dirección de Alfonso Urquiola, el equipo no incluye a los jugadores de los dos finalistas en el 38º campeonato nacional que aún se está jugando, Industriales y Santiago de Cuba. "Esta selección ha entrenado con disciplina y dedicación, y constituye una representación de los valores patrióticos que identifican al deporte cubano", señaló un portavoz del Instituto de Deportes Educación Física y Recreación (INDER), el máximo organismo deportivo cubano.

El béisbol es el deporte nacional tanto en Cuba, como en Estados Unidos. Son las mayores potencias mundiales, pero en categorías distintas, aficionados (o pseudoprofesionales) y profesionales. Por eso tampoco han tenido ocasión de enfrentarse antes. Los Orioles de Baltimore, que no tienen jugadores cubanos exiliados en sus filas, son un equipo de potencial medio (79 partidos ganados la última temporada y 83 perdidos). Negociaron junto a representantes del béisbol profesional de Estados Unidos, con las autoridades cubanas las condiciones de de los partidos sin la intervención del gobierno norteamericano. Pero éste había aprobado previamente el proyecto.

400 periodistas

Más de 400 periodistas extranjeros, en su mayoría norteamericanos, cubrirán la información del partido, que coincidirá con un festival en el teatro Carlos Marx de la capital cubana en el que participarán distintos artistas internacionales. También han viajado a La Habana casi un centenar de niños estadounidenses, invitados especiales, como otra forma de intercambio de ideas sobre el deporte con niños de la misma edad que juegan en las pequeñas ligas de béisbol en Cuba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de marzo de 1999